México se mantiene protagonista en el golf con el coliderato de Ancer en el Masters

Apenas cinco después del triunfo del mexicano Carlos Ortiz en el Houston Open, su compatriota Abraham Ancer terminó el viernes en el grupo en cabeza del Masters de Augusta soñando con dar la gran sorpresa el fin de semana.

En su primera participación en el Augusta National, Ancer concluyó la segunda ronda en todo lo alto del emblemático torneo de Grand Slam junto a los estadounidenses Dustin Johnson, número uno del ranking de la PGA, y Justin Thomas y el australiano Cameron Smith, todos ellos con 135 golpes, nueve bajo par.

A sus 29 años, el mexicano no ha estrenado su palmarés en el circuito de la PGA pero no por ello pierde la ilusión de llegar a ser el primer debutante en alzar el trofeo desde que lo hizo Fuzzy Zoeller en 1979.

Jugar el Masters "es increíble (..) es algo con lo que soñé desde pequeño. Estuve muy, muy emocionado de estar aquí por primera vez la semana pasada", afirmó Ancer.

"Sé que tal vez no es lo mismo que (jugar) en abril, pero es increíble y me encanta estar aquí, me encanta el campo y creo que este es probablemente uno de mis lugares favoritos en el mundo", aseguró.

El jueves, Ancer fue uno de los 44 golfistas que no pudo terminar la primera ronda por la falta de luz.

En la mañana del viernes concluyó ese recorrido con 68 golpes, cuatro bajo par, y siguió jugando la segunda ronda en la que, a pesar de arrancar con un bogey en el hoyo 10, se aupó al coliderato gracias a seis birdies en los hoyos 12, 14, 16, 2, 6 y 8.

"Hoy fue un poco extraño porque jugué 25 hoyos", reconoció Ancer, número 21 del ranking mundial.

"Obviamente me siento muy bien", afirmó. "No es lo ideal empezar con un bogey. Me dije a mí mismo que a veces las mejores rondas empiezan con un bogey. Tuve mucha paciencia. En el campo tienes que ser extremadamente paciente, y he sido capaz de hacerlo en estas dos rondas".

- Semana grande mexicana -

Nacido en McAllen (Texas, Estados Unidos) pero criado al otro lado de la frontera, en Reynosa (México), Ancer tiene doble ciudadanía y elige jugar bajo la bandera mexicana.

Este año logró dos subcampeonatos en torneos PGA y en otras dos ocasiones terminó dentro de los 10 mejores.

Junto a Cameron Smith, otro de los colíderes en Augusta, y el surcoreano Im Sung-jae, situado a un golpe de distancia, Abraham Ancer también jugó el año pasado en el equipo Internacional que perdió en la Presidents Cup de Melbourne ante el combinado de Estados Unidos, capitaneado por Tiger Woods.

"Siempre he dicho que la experiencia en Melbourne definitivamente me preparó o me ayudó a sentirme mucho más cómodo en cualquier escenario, con quien sea que esté jugando o en cualquier torneo que sea", afirmó el viernes. "La cantidad de presión que sientes allí, la emoción, cada putt cuenta mucho".

"Toda esa semana fue importante para mí y mi carrera. Sentí que me ayudó enormemente", recordó.

El coliderato de Ancer prolonga una memorable semana para el golf mexicano, que el domingo vio como Carlos Ortiz lograba el primer triunfo para el país latinoamericano de los últimos 42 años en el circuito masculino PGA.

Ancer ya se encontraba practicando en Augusta cuando Ortiz, su amigo y compañero en el mundo del golf, se llevó el triunfo en el Houston Open.

"Carlos me inspiró", dijo Ancer. "Fue increíble verlo. Estaba aquí en el vestuario observándolo. Iba a ir a jugar los últimos nueve, pero pensaba, 'tengo que ver a mi chico ganar esto".

"Crecí jugando eventos nacionales con Carlos y contra Carlos, y en la universidad jugábamos todo el tiempo contra el otro también. Somos grandes amigos", explicó.

Ancer, que ya fue el primer mexicano en competir en una Presidents Cup, ha demostrado que no le asustan los retos y el fin de semana peleará por inscribir el primer nombre de un mexicano en un trofeo de Grand Slam.

gbv/ma