Petrolera saudita Aramco sigue en verde pese a caída de beneficio en tercer trimestre

El beneficio neto del gigante petrolero saudita Aramco cayó un 44,6% en el tercer trimestre de 2020 debido al desplome de la demanda y de los precios a raíz de la crisis sanitaria, aunque la empresa se mantiene a flote, a diferencia de su competencia.

"La ganancia neta del tercer trimestre de 2020 es de 44.210 millones de riales (unos 11.790 millones de dólares)", frente a los 21.300 millones de dólares en el mismo trimestre en 2019, precisó la empresa pública en un comunicado publicado el martes en la página web de la bolsa saudita.

Aramco explicó que estos resultados "reflejan principalmente el impacto de la caída del precios del petróleo y de los volúmenes vendidos" durante el período de pandemia de covid-19, lo que ha ralentizado a la economía mundial.

Pese a todo, la joya de la economía saudita cosecha ganancias, a diferencia de otros gigantes del sector, beneficiándose de un coste de extracción muy bajo y de reservas financieras que le permiten resistir a una caída de los precios.

El beneficio neto de la compañía en los primeros nueve meses del año cayó un 48,6%, a unos 35.000 millones de dólares.

Pero los resultados del periodo de julio a septiembre mostraron una mejora con respecto al segundo trimestre, durante el cual la empresa había registrado un beneficio de 6.500 millones de dólares.

"Hemos visto las primeras señales de una recuperación en el tercer trimestre gracias a la mejora de la actividad económica, pese a las malas condiciones a las que se enfrentan los mercados mundiales de la energía", declaró Amin Nasser, director general de Aramco, citado en el comunicado.

- Dividendos mantenidos -

Con todo, Aramco se comprometió a pagar dividendos de 18.000 millones de dólares a sus accionistas por el tercer trimestre, una cantidad que supera el beneficio declarado, según Amin Nasser.

Este anuncio responde al compromiso adoptado por la empresa, antes de su salida a bolsa el año pasado, de pagar dividendos de 75.000 millones de dólares en 2020.

El gigante petrolero debutó en bolsa en Riad en diciembre de 2019 tras una salida récord en el mercado bursátil, que generó 29.400 millones de dólares por la venta de 1,725% de sus acciones.

Aramco redujo también sus gastos de inversión este año y suprimió cientos de empleos para reducir sus costes, informó Bloomberg en junio.

La empresa se prepara sin embargo a una posible nueva ola de contagios de covid-19, que podría tener un impacto en la reanudación económica mundial y erosionar la demanda global de crudo, según analistas.

Arabia Saudita, primer exportador mundial de petroleo crudo, se ha visto duramente afectada por el doble impacto de la pandemia y del derrumbe de los precios del oro negro.

Una brutal caída de los ingresos petroleros podría frenar los ambiciosos planes del príncipe heredero Mohamed bin Salman, ya que la diversificación de la economía por la que aboga debe ser financiada esencialmente por los ingresos procedentes de la energía.

ac/aem/mdz/bc/es