La compañía petrolera Repsol reduce su pérdida en el tercer trimestre

La petrolera española Repsol registró pérdidas netas de 94 millones de euros (unos 110 millones de dólares) en el tercer trimestre debido a la caída del mercado provocada por la pandemia, que ya le causó importantes pérdidas en el trimestre anterior.

El resultado neto ajustado, que Repsol presenta como el reflejo más fiel a su actividad al no tener en cuenta las existencias almacenadas, ofrece siete millones de euros (8,2 millones de dólares) de beneficio en el trimestre.

En los primeros nueve meses de 2020, las pérdidas netas se elevan a casi 2.600 millones de euros (unos 3.050 millones de dólares), debido a la revisión a la baja del valor de sus reservas y de los activos de exploración y producción, ambas decisiones tomadas en el segundo trimestre.

El grupo señala estar trabajando en "un entorno de extrema dificultad", con fuertes caídas del precio del petróleo y el gas sumadas a "un histórico descenso de la demanda en todo el mundo".

El área de exploración y producción registró un resultado neto ajustado de 51 millones de euros (unos 60 millones de dólares), un 77% menos en términos interanuales, mientras que el área de Industria (refinería) deja unas pérdidas de 67 millones de euros (79 millones de dólares).

Para superar la crisis, Repsol puso en marcha un "plan de resiliencia" con el que pretende recortar en 500 millones de euros (587 millones de dólares) sus costes operativos y reducir sus inversiones en 1.200 millones de euros (1.400 millones de dólares).

El grupo, que intenta diversificar su actividad en las energías renovables, ganó 169 millones (casi 200 millones de dólares) en este sector en el tercer trimestre.

El propósito de Repsol es reducir a cero sus emisiones de gas invernadero antes de 2050. Para ello está desarrollando numerosos proyectos de parques eólicos y fotovoltaicos en España y Chile.

emi/dbh/zm