¿Cómo lidiarán los demócratas con la nueva corte?: J. Bernstein

(Bloomberg) -- Amy Coney Barrett ahora es jueza de la Corte Suprema, y celebró prticipando en lo que para todos los efectos prácticos fue un mitin de campaña para el presidente Donald Trump en la Casa Blanca. El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, ha completado el proceso de transformación de una sólida mayoría conservadora en la cancha a una supermayoría intensamente partidista.

Los demócratas pronto tendrán la opción de hacer algo al respecto si el exvicepresidente Joe Biden es elegido y el partido emerge con mayorías en la Cámara y el Senado, algo que no es seguro, pero es lo más probable en este momento. No obstante, ya sea en enero o más tarde, los demócratas presumiblemente tendrán el control de un Gobierno unificado nuevamente algún día, y las mismas preguntas básicas aplicarán.

Lo que vale la pena señalar ahora es que hay dos problemas muy distintos para los demócratas.

Uno es lo que podrían llamar equidad. Los demócratas piensan que fue fundamentalmente incorrecto —constitucional, pero incorrecto— que los republicanos bloquearan una vacante de la Corte Suprema en 2016 sobre la base de que era inapropiado que el Senado considerara una nominación durante un año electoral, solo para cambiar completamente el curso en 2020. Agregarían otras consideraciones, pero esa es la principal, la que no solo molesta a los activistas, sino que incluso ha convertido a senadores normalmente cautelosos en partidistas en busca de venganza.

Por supuesto, no se trata simplemente de venganza. En un sistema de instituciones separadas que comparten poderes, los tribunales afectan la política pública. Más jueces fuertemente conservadores nombrados por los republicanos significan que la política probablemente cambiará en formas que los republicanos apoyan. Sí, los tribunales no son exactamente como las legislaturas, y los jueces no toman decisiones políticas directas como los políticos. Pero no tiene sentido pretender que los jueces tienen efectos neutrales o completamente impredecibles.

Aún así, mi mejor suposición es que será una batalla cuesta arriba para los demócratas, incluso con un gobierno unificado. Dudo (por ejemplo) que terminen con la obstrucción simplemente para aprobar una ley que agregue escaños a la corte. E incluso si la obstrucción está en riesgo por otras razones, sospecho que se necesitaría una mayoría bastante grande en ambas cámaras para que el partido tenga suficientes votos para seguir adelante.

Eso plantea el segundo problema. Es muy posible que la nueva Corte Suprema sea tan radical que los demócratas puedan pensar que es un obstáculo para gobernar. ¿Si el tribunal elimina la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, o una futura ley climática, o los derechos básicos de voto? ¿Si destruye la capacidad del poder ejecutivo para funcionar como se ha hecho desde (al menos) el Nuevo Pacto? Entonces, incluso los demócratas moderados pueden pensar que no tienen más remedio que responder. Eso, después de todo, fue lo que llevó al presidente Franklin Roosevelt a su plan de empaquetamiento judicial. No temas separados, sino la capacidad básica del Congreso, el presidente y el poder ejecutivo para formular políticas.

Nadie puede decir si el tribunal de hecho terminará siendo radicalizado de esta manera. Y, por supuesto, aún no sabemos cómo les irá a los demócratas en las elecciones de la próxima semana. Biden aún podría perder a pesar de las encuestas actuales, y los demócratas podrían terminar con entre 47 y 58 senadores. Pero si tienen una buena noche de elecciones, tendrán que averiguar exactamente qué tipo de obstáculo será el tribunal.

Nota Original:How Will Democrats Deal With the New Court?: Jonathan Bernstein

©2020 Bloomberg L.P.

Te Recomendamos