Manifestantes pro-aborto bloquean Varsovia tras el veto del Constitucional

EFE/EPA/SZYMON LABINSKI POLAND OUT
EFE/EPA/SZYMON LABINSKI POLAND OUT

Berlín, 26 oct (EFE).- Miles de manifestantes se concentraron, por quinto día consecutivo, en Varsovia y otras ciudades polacas en protesta por el veredicto del Tribunal Constitucional contra el aborto en caso de malformación del feto, una de las pocas opciones para la interrupción legal del embarazo en ese país.
El tráfico del centro de la capital polaca quedó obstaculizado por el amplio despliegue policial y los grupos de manifestantes. Entre los puntos de concentración estaban tanto la sede de la Corte como las inmediaciones del domicilio del líder del ultraconservador partido Ley y Justicia (PiS) y viceprimer ministro, Jaroslaw Kaczynski.
Ahí se han producido en los días pasados los incidentes más destacables, al tratar de llevar su protesta los manifestantes pro-aborto ante la casa del hombre fuerte del país y jefe del partido que impulsó la demanda ante el Constitucional.
La iglesia católica polaca, que en principio había celebrado el veredicto, difundido el jueves, llamó este lunes al diálogo, después de que ayer se registraran protestas ante iglesias del país.
"Hay que encontrar el camino entre el derecho a la vida y la protección de la mujer", afirmó el presidente de la Conferencia Episcopal, el arzobispo Staliskaw Gadecki, para condenar luego las "expresiones vulgares y agresivas" de algunas protestas.
Junto a marchas silenciosas de grupos de mujeres ante las iglesias hubo también momentos de confrontación entre manifestantes y fieles el domingo. En Poznan (oeste del país) un grupo de unas veinte activistas irrumpieron en el interior de la catedral con carteles a favor del aborto libre.
Las protestas se han sucedido en todo el país desde que el Tribunal declaró el jueves pasado anticonstitucional el aborto legal por malformación del feto, en respuesta a una demanda presentada por un centenar de diputados del PiS hace tres años.
El veredicto del Constitucional implica que las posibilidades de acceder al aborto legal quedan reducidas a casos de violación, incesto o grave riesgo para la salud de la madre. Para los grupos pro-aborto, se trata de una prohibición, de facto, de la interrupción del embarazo.
Polonia es uno de los países de la Unión Europea (UE) donde más restrictivo es el derecho al aborto. Según los datos del Ministerio de Sanidad, en 2019 se practicaron en Polonia (con casi 38 millones de habitantes) apenas 1.110 abortos legales, de los que un 96 % fueron por malformación del feto.
El PiS es claramente contrario al aborto legal, pero incluso entre sus filas hay quien consideraba suficientemente restrictiva la ley vigente e innecesario aplicarle más limitaciones.
La decisión sobre el aborto ha reactivado además la polémica en torno a la reforma del poder judicial impulsada por el PiS, que tanto la oposición polaca como la Comisión Europea (CE) consideran atentatoria contra la separación de poderes.

Te Recomendamos