Candidata a Corte Suprema EEUU en general respalda a policías en casos de exceso de fuerza

Foto de archivo. La jueza Amy Coney Barrett del Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos para el Séptimo Circuito reacciona mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebra un acto para anunciarla como su candidata para ocupar el puesto del Tribunal Supremo que quedó vacante por la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg, fallecida el 18 de septiembre, en la Casa Blanca en Washington. 26 de septiembre de 2020. REUTERS/Carlos Barría
Foto de archivo. La jueza Amy Coney Barrett del Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos para el Séptimo Circuito reacciona mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebra un acto para anunciarla como su candidata para ocupar el puesto del Tribunal Supremo que quedó vacante por la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg, fallecida el 18 de septiembre, en la Casa Blanca en Washington. 26 de septiembre de 2020. REUTERS/Carlos Barría

Por Andrew Chung y Lawrence Hurley

25 oct (Reuters) - En sus tres años como jueza de la corte federal de apelaciones, la candidata a la Corte Suprema de los Estados Unidos, Amy Coney Barrett, se ha puesto generalmente del lado de la policía o de los guardias de prisión acusados de usar fuerza excesiva, según una revisión de Reuters de los casos en los que estuvo involucrada.

Barrett, la tercera candidata del presidente republicano Donald Trump para el Tribunal Supremo, ha escrito opiniones o formado parte de paneles de tres jueces que han fallado a favor de los acusados en 11 de 12 casos en los que se acusó a fuerzas del orden de usar fuerza excesiva en violación de la Constitución de Estados Unidos.

Se espera que el Senado controlado por los republicanos vote para confirmar a Barrett, una jueza de la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito de Estados Unidos, con sede en Chicago, para el cargo de por vida el lunes, consolidando una mayoría conservadora de 6 a 3.

Si bien sus audiencias de confirmación en el Senado centraron la atención en cómo podría dictaminar en casos relacionados con el aborto, el cuidado de la salud y las elecciones, la revisión de Reuters ilustra el historial de Barrett sobre el uso de la fuerza por parte de la policía en un momento clave de la historia del país.

Ha habido una ola de protestas en todo Estados Unidos -y en el extranjero- desde el 25 de mayo cuando un hombre negro, George Floyd, murió a manos de un oficial de policía de Mineápolis, sólo una de una larga serie de muertes que, según los defensores de los derechos civiles, son una prueba del sesgo racial del sistema de justicia penal.

"Su historial también deja claro que está predispuesta a ponerse del lado de las fuerzas del orden en el contexto de los casos de fuerza excesiva", dijo Kristen Clarke, presidenta del Comité de Abogados para los Derechos Civiles, que se opone a la confirmación de Barrett.

Otros grupos que abogan por la reforma del sistema de justicia penal dicen que ella ha escrito algunas sentencias alentadoras, con un historial en general mixto. No se pudo contactar con Barrett para que hiciera comentarios.

APOYO A LA INMUNIDAD CALIFICADA

En cinco casos, el panel en el que participó Barrett consideró una solicitud de la policía o de los funcionarios de prisiones para que se les protegiera de las demandas que alegaban fuerza excesiva a través de una controvertida defensa legal conocida como inmunidad calificada. El tribunal concedió esas peticiones en cuatro de los cinco casos.

Una investigación de Reuters publicada dos semanas antes de la muerte de Floyd encontró que la defensa de inmunidad, creada por la Corte Suprema hace 50 años, ha facilitado que los policías maten o hieran a civiles con impunidad. El informe mostró que las cortes federales de apelación han estado otorgando inmunidad a la policía a un ritmo creciente en los últimos años.

Barrett, que fue designada al tribunal de apelaciones por Trump en 2017, redactó un fallo en julio en el que decía que los oficiales de Green Bay, en Wisconsin, que dispararon y mataron a un suicida que los había amenazado con un cuchillo no usaron una fuerza excesiva en violación de la Cuarta Enmienda de la Constitución, que prohíbe los registros e incautaciones ilegales.

También formó parte de los fallos que anularon las decisiones de los tribunales inferiores contra agentes de policía de Indianápolis. En uno de ellos, un juez federal había denegado la inmunidad calificada a los agentes en el caso del sospechoso de robar en tiendas, Terrell Day, que murió mientras estaba esposado después de decir a los agentes que tenía problemas para respirar.

Barrett discrepó de una decisión del panel del Séptimo Circuito en 2019 de reactivar una demanda contra los guardias de una prisión de Illinois por hacer disparos de advertencia en un comedor para ayudar a interrumpir una pelea, hiriendo a varios reclusos.

También ha manejado solicitudes de inmunidad calificada fuera del contexto de fuerza excesiva.

El año pasado Barrett desestimó una demanda de tres hombres negros que demandaron a la policía de Chicago por detenerlos mientras investigaban un tiroteo desde un coche cerca de una escuela. Los hombres, que no tuvieron nada que ver con el tiroteo, dijeron que eran objetivo debido a su etnia, citando la "naturaleza racial de las burlas y amenazas" hechas por uno de los oficiales.

Barrett concedió a los oficiales una inmunidad calificada porque no estaba "claramente establecido" que las acciones de los oficiales fueran irracionales, señalando que los demandantes coincidían con la descripción de los sospechosos "en número, raza y color del automóvil".

En otros casos, ha mostrado su disposición a ponerse del lado de los demandantes.

En 2019, ella escribió un fallo rechazando la inmunidad de un oficial de policía que usó declaraciones falsas en un caso contra un sospechoso de asesinato. También se unió a un fallo que negó la inmunidad a oficiales acusados de falsificar pruebas que causaron que un hombre fuera encarcelado durante dos años.

"No creo que podamos sacar conclusiones definitivas sobre la forma en que la Jueza Barrett abordaría la inmunidad calificada una vez que esté en la Corte Suprema", dijo Jay Schweikert, analista de políticas del Instituto Cato. "Todas sus decisiones parecen aplicaciones razonables de los precedentes existentes".

(Reporte de Andrew Chung en Nueva York y Lawrence Hurley en Washington; Editado en español por Javier López de Lérida)