Presidente español advierte que la pandemia "es grave"

MADRID (AP) — El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, advirtió el viernes que el rebrote de la pandemia “es grave” y pidió a sus ciudadanos que se unan para derrotar al coronavirus.

En un discurso televisado a la nación, Sánchez reconoció que la gente está cansada de las restricciones para contener la transmisión del COVID-19, pero añadió que es necesaria “la disciplina social” con mayores limitaciones sobre el desplazamiento de las personas, lo cual requerirá mayores “sacrificios”.

España superó esta semana el millón de casos confirmados de coronavirus, el primer país de Europa que alcanza esa cifra. Sin embargo, Sánchez reconoció que la cifra real podría superar los 3 millones, dadas las deficiencias en el testeo y otros factores.

La presión sobre el sistema de salud y los hospitales no es tan fuerte como en la primera ola, dijo Sánchez, pero pidió cooperación, disciplina y unidad para los meses próximos del invierno, que serán muy duros.

“Tenemos mucho camino por recorrer” hasta doblegar la pandemia, dijo.

Sin embargo, las maniobras políticas han afectado la estrategia de España y en ocasiones ha dificultado la coordinación de medidas entre el gobierno nacional y los 19 gobiernos regionales.

La polémica más reciente es en torno a los toques de queda como los que han aplicado otros países europeos.

El gobierno central exige el acuerdo de todos los partidos antes de declarar posiblemente el estado de emergencia en medio del rebrote.

Sólo el gobierno nacional puede declarar el estado de emergencia, que es un primer paso legal necesario para que las autoridades declaren toques de queda en los focos de COVID-19, pero también es una medida políticamente difícil, que le valió al gobierno acusaciones de despotismo cuando la utilizó previamente para combatir la pandemia.

El ministro de Salud, Salvador Illa, dijo el viernes que el gobierno aún evalúa la necesidad de los toques de queda nocturnos. Se considera que las fiestas callejeras nocturnas de jóvenes son una gran fuente de contagio.

Illa dijo que los toques de queda nocturnos son muy importantes, pero que el gobierno quiere contar con un claro apoyo político para la medida.

En tanto, los gobiernos regionales imponen sus propias restricciones parciales.

La región de Madrid prohibió el viernes las reuniones sociales fuera de las casas entre la medianoche y las 6 de la mañana. Los restaurantes, cines, parques y residencias estudiantiles también deben cerrar a medianoche.

Te Recomendamos