El ruso Alexander Vinnik juzgado en París por ciberataques masivos

El proceso del ruso Alexander Vinnik, sospechoso de estar tras ciberataques masivos en Francia y el mundo, se inició el lunes en el tribunal correccional de París.

Vinnik, detenido en Grecia en 2017 y pedido por Estados Unidos y Rusia, fue entregado a  Francia en enero.

La justicia francesa sospecha que está detrás de "Locky", programa de extorsiones del que fueron víctimas cerca de 200 particulares, colectividades y empresas entre 2016 y 2018.

Este programa encripta los datos de los sistemas informáticos y no los desbloquea sino con un clave que solo puede obtenerse a cambio de un pago. Habría causado un perjuicio calculado en 2018 en cerca de 135 millones de euros den el mundo.

El acusado dijo que "no tengo nada que ver con el virus 'Locky'".

Frente a la presidenta del tribunal, que  enumeró los hechos de intrusión en los sistemas informáticos, extorsión y lavado de dinero que se le reprochan, Alexander Vinnik, de 41 años, delgado, cabellos muy cortos, saco negro, negó los cargos a través de un intérprete.

El acusado respondió con dificultad las preguntas del tribunal y se definió como "autodidacta" y trabajador "freelance" en el diseño web y los mercados bursátiles.

Dijo que nunca oyó hablar del programa "Locky" antes de ser extraditado a Francia.

Reconoció haber trabajado varios años para la plataforma BTC-e, una de las principales de intercambio de bitcoin en el mundo hasta su cierre por los estadounidenses y por donde transitaron los pagos de las extorsiones, pero dijo que solo era un "operador".

Los investigadores estadounidenses lo consideran como el "cerebro" de esa plataforma que, según ellos, facilitó lavar el dinero "a los cibercriminales en el mundo".

mdh/cbo/fka/mm/eg/mb