Los prodemocracia vuelve a las calles en Tailandia a pesar de prohibición de marchar

Miles de manifestantes desafiaron este domingo, por cuarto día consecutivo, la prohibición de reunión en Bangkok para reclamar la renuncia del primer ministro y una reforma de la monarquía.

Las tensiones del viernes, cuando la policía forzó a los manfestantes a retirarse utilizando cañones de agua y procediendo a una serie de detenciones, no disuadieron al movimiento, estudiantes en su mayoría.

"¡Disolución del Parlamento!" "Vergüenza al dictador", coreaba la multitud, reunida en el Monumento de la Democracia en el centro de la capital, saludando con los tres dedos, un gesto de resistencia tomado el filme "Los juegos del hambre".

Varios manifestantes llevaban retratos de líderes del movimiento detenidos e los últimos días, entre ellos el activista Anon Numpa encarcelado desde el viernes en Chiang Mai (norte).

El movimiento, que sale a la calle desde hace tres meses, reclama la dimisión del primer ministro, Prayut Chan O Cha, llegado al poder por un golpe de Estado en 2014 y legitimado por controvertidas elecciones el año pasado.

También osa mencionar la reforma de la poderosa y rica monarquía, un tema tabú en el país hasta hace unos meses.

El rey Maha Vajiralongkorn no comentó directamente estas manifestaciones, pero declaró en la televisión pública que Tailandia "necesita un pueblo que ame su país, un pueblo que ame la institución" que representa la monarquía.

A las tensiones políticas se añade una grave crisis económica. Tailandia, dependiente del turismo y bloqueado por la pandemia de coronavirus, está en plena recesión con millones de personas desempleadas.

Tailandia está acostumbrado a la violencia política y ha registrado 12 golpes de Estado desde la abolición de la monarquía absoluta en 1932.

tp-sde/pz/mar/zm