Manifestantes pro-Irán incendian la sede de un partido kurdo

Cientos de partidarios de la coalición de paramilitares pro-Irán Hashd al-Shaabi, ahora integrada al Estado iraquí, incendiaron la sede del partido gobernante en Kurdistán este sábado tras las críticas formuladas por uno de sus líderes, informó un fotógrafo de AFP.

La multitud saqueó el imponente edificio del Partido Democrático de Kurdistán (PDK), en el centro de Bagdad, antes de prenderle fuego, pese al gran despliegue policial.

Entre columnas de humo negro, los manifestantes ondeaban banderas de Hashd y retratos del general iraní Qasem Soleimani y del excomandante de Hashd, Abu Mehdi al-Muhandis, asesinados por Estados Unidos. También quemaron la bandera kurda y retratos del líder kurdo Masud Barzani.

El presidente del Kurdistán autónomo, Netchirvan Barzani, denunció que "un grupo fuera de la ley" "izó la bandera del Hashd" en el cuartel general del PDK. "Condenamos este ataque que revela actos de sabotaje", agregó, llamando a Bagdad a investigar y juzgar a los responsables.

Masud Barzani denunció un "insulto a la bandera sagrada del Kurdistán" y pidió a las autoridades centrales "tomar las medidas necesarias".

El primer ministro iraquí, Mustafa al Kazimi, convocó urgentemente al Consejo de Seguridad Nacional, anunció "15 detenciones" y la apertura de una "investigación" para determinar en qué medida las fuerzas del orden incumplieron su misión de proteger el cuartel general del PDK.

Hoshyar Zebari, exministro iraquí de Relaciones Exteriores y alto ejecutivo del PDK, estimó hace dos semanas que "la misión principal del nuevo gobierno es limpiar la Zona Verde (donde se encuentran las autoridades iraquíes y la embajada estadounidense) de la presencia de Hashd".

Consultado por la AFP, el jefe del grupo parlamentario del PDK en Bagdad, Vian Sabry, acusó a "grupos rebeldes" de estar detrás del ataque, sin dar sus nombres.

El 1 de octubre el servicio antiterrorista del Kurdistán acusó por primera vez directamente a Hashd de haber lanzado misiles contra el aeropuerto de Erbil, capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí, donde hay soldados estadounidenses.

A fines de agosto, una multitud incendió un canal de televisión de un político sunita por transmitir un programa festivo el día del duelo por Ashura.

pix-sbh/vg/lp/eg/mis/eg

Te Recomendamos