La negociación comercial posbrexit, pendiente de la respuesta de Johnson

El primer ministro Boris Johnson debe anunciar el viernes si el Reino Unido continúa o interrumpe las negociaciones comerciales posbrexit con la Unión Europea, que la víspera le urgió a hacer concesiones para evitar un ruptura brutal a finales de año.

"Todos estamos decepcionados y sorprendidos por el resultado del Consejo Europeo" celebrado el jueves en Bruselas, afirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, al canal Sky News. "Nos han dicho que debe ser el Reino Unido quien haga todas las concesiones en los próximos días", agregó.

En opinión del gobierno británico "se puede llegar a un acuerdo, pero tiene que haber flexibilidad por ambas partes", subrayó después en declaraciones a la radio BBC, precisando que "el primer ministro dirá más" durante el día.

Para desbloquear las estancadas negociaciones en busca de un acuerdo de libre comercio que rija sus relaciones tras el fin del periodo de transición posbrexit, el 31 de diciembre, los líderes de la UE llamaron el jueves a Londres a ceder en materia de ayudas estatales a sus empresas, uno de los principales puntos de conflicto.

La insistencia de Francia y otros países pesqueros en mantener su actual acceso a los ricos caladeros británicos es otro de los escollos claves.

Johnson había fijado la fecha del jueves, día de inicio de la cumbre europea, como límite para alcanzar un acuerdo. Pero está bajo fuerte presión ante las catastróficas consecuencias económicas que tendría una ruptura brutal en dos meses y medio, para la que las empresas británicas no están ni de lejos preparadas.

Según el primer ministro irlandés, Micheál Martin, los líderes europeos dieron a su negociador jefe, Michel Barnier, "la flexibilidad necesaria para continuar con las negociaciones (...) para garantizar un acuerdo comercial justo".

"Así es como nos gustaría ver que las cosas evolucionen a partir de ahora", dijo el viernes a los periodistas a su llegada al segundo día de la cumbre en Bruselas.

Las negociaciones "no pueden dar una situación en que uno sea ganador y el otro perdedor", dijo por su parte el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel.

bur-acc/es