En Filipinas, la desinformación de los antivacunas es viral

En Filipinas, la desinformación que se propaga a través de las redes sociales y que llega a millones de personas de bajos recursos de manera gratuita, llevó a un gran número de ciudadanos a rechazar la vacuna contra la polio y otras enfermedades mortales.

La vacunación de los niños en el archipiélago pasó de 87% en 2014 a 68% en 2019, año en el cual sufrió una epidemia de sarampión y la reaparición de la polio.

Esta desafección está, en gran parte, ligada a una controversia en torno a Dengvaxia, la primera vacuna en el mundo contra el dengue que en 2017 había sido retirada luego de que su fabricante, el grupo francés Sanofi, revelara que podía agravar los síntomas en las personas no infectadas anteriormente por el virus.

Los especialistas también señalan que las informaciones falsas sobre vacunas que circulan en las redes sociales han socavado la confianza de la gente.

En Tarlac, al norte, la enfermera Reeza Patriarca constató las consecuencias de una falsa información divulgada en Facebook sobre la muerte de cinco personas tras una vacunación no especificada.

Compartidas miles de veces, estas publicaciones aparecieron en agosto tras la reanudación de una campaña de vacunación contra la polio apoyada por la OMS.

Esta falsa información llegó hasta la ciudad vecina de San José del Monte, disuadiendo a un gran número de habitantes de vacunarse de manera gratuita contra la gripe.

Las desmentidas del ministerio de Salud no convencieron a la población.

"Algunos creyeron la explicación (del gobierno), otros no", explica esta enfermera de 27 años.

Rosanna Robianes, una profesional del sector de salud, afirma que muchas personas mayores dejaron de vacunarse.

"Dijeron que es debido a Facebook, donde circula una publicación según la cual las personas vacunadas en Tarlac murieron", asegura.

El interés por la información antivacunas aumentó durante la pandemia de covid-19.

En Filipinas, la cantidad de personas que siguen los grupos o páginas antivacunas en Facebook pasó de 190.000 a alrededor de 500.000, según la herramienta de análisis de redes sociales CrowdTangle.

Unas 8 millones de reacciones, comentarios y contenido compartido fueron registrados desde la aparición de la epidemia.

April Villa, de 40 años y madre de dos niños en la provincia de Laguna, al norte, forma parte de los antivacunas.

En Facebook sigue al grupo "No a las vacunas- Filipinas", creado en julio y que supera los 2.000 miembros.

- "El miedo se ancla por largo tiempo" -

Ella explica a la AFP que se unió al grupo para "tener información que nuestro sistema educativo nunca podría enseñar".

Las vacunas "son tóxicas para el organismo humano, matan los anticuerpos naturales", asegura la joven mujer que no pretende vacunarse contra la pandemia covid-19.

La mayoría de los 73 millones de internautas filipinos posee cuenta de Facebook, según la consultora de medios británica We Are Social.

Durante la elección presidencial de 2016, las publicaciones sobre el candidato Rodrigo Duterte inundaron Facebook jugando un rol crucial en su victoria.

jcs/amj/kma/juf/roc/lp/mb