Gasto público de Chile aumentará 9,5% en 2021 para enfrentar crisis por covid-19

El gasto público de Chile para 2021 aumentará en un 9,5% superando los 73.000 millones de dólares, y estará dirigido a la reactivación de la economía y la creación de empleos, golpeados por la pandemia, anunció el presidente Sebastián Piñera la noche del martes.

Chile registra una pérdida de 1,8 millones de empleos y se estima que su economía termine el año con una caída del rango de entre 4,5% y 5,5%, debido a la crisis que trajo la pandemia de covid-19.

Así, el gobierno diseñó un presupuesto 2021 que será "del empleo y la recuperación para poder atender las principales necesidades de los chilenos, reactivar la economía y poner en plena marcha a nuestro país", afirmó el mandatario en un discurso televisivo.

Según Piñera, el gasto del próximo año alcanzará los 73.234 millones de dólares, lo que significa un crecimiento de 9,5% respecto al presupuesto de este año, e incorpora un aumento de 14,9% en la inversión pública.

El presupuesto contempla un programa que ya se puso en marcha esta semana para crear y recuperar un millón de empleos gracias a recursos por 2.000 millones de dólares y también incorpora 120 millones para ayudar a las pequeñas y medianas industrias.

Asimismo, incluye recursos adicionales por más de 1.000 millones de dólares para el combate al coronavirus, principalmente para adquirir vacunas que protejan a la población, y el fortalecimiento de la salud primaria.

El presidente Piñera sostuvo que este presupuesto significa un déficit estructural de 4,7% del Producto Interno Bruto (PIB), el más alto del que se tenga conocimiento, y va a significar una deuda pública bruta que crecerá hasta alcanzar el 36,4% del PIB al término del año 2021.

"Este déficit estructural que fue diseñado para un periodo de emergencia debe iniciar una trayectoria descendente y converger a niveles de equilibrio. Y, por su parte, la deuda pública debe también tender a estabilizarse como porcentaje de nuestro PIB" hacia el 2024, explicó Piñera.

El diseño de este presupuesto se acordó con la oposición de izquierda en el Congreso con el compromiso principal de que el Estado debe mantener un gasto expansivo, al menos hasta el año 2022, para superar la crisis producida por la pandemia.

msa/yo