Un iraní solicitante de asilo "bloqueado" entre las dos partes de la isla de Chipre

Desde mediados de septiembre, Omid Tootian acampa entre hierbas salvajes y vive "bloqueado" en Nicosia en la zona tapón que divide Chipre, ya que las autoridades de la parte sur se niegan a dejar entrar a este cantante iraní antirrégimen en el país en el que quiere solicitar asilo.

"Estoy bloqueado aquí, no puedo ir a ningún lado y vivo en la calle", explica a la AFP este iraní de unos cuarenta años, que levantó una tienda de campaña en el jardín de una casa abandonada en el oeste de Nicosia, entre dos puestos de control de esta casi "No man's land" (tierra de nadie) rodeada de alambradas que separa a las partes norte y sur de la isla Chipre, dividida desde 1974.

Llegado a principios de septiembre a la parte norte, donde se encuentra la República Turca de Chipre del Norte, entidad autoproclamada y solo reconocida por Ankara, Tootian –que vivía desde hacía tres años en Turquía– decidió dos semanas más tarde ir hacia la parte sur, controlada por la República de Chipre, miembro de la Unión Europea.

Pero una vez que llegó a la "línea verde", la zona tapón vigilada por la ONU y que serpentea por este isla del Mediterráneo a lo largo unos 180 kilómetros, las autoridades chipriotas a las que afirma querer pedir asilo no lo dejaron pasar.

Tootian se niega a volver a Chipre del Norte porque estima que allí su vida corre peligro. Por ello acampa en esa "frontera" de unos cientos de metros de ancho que divide a ambos territorios.

- "Amenazas" -

"No sé porqué me negaron la entrada. Pienso que es a raíz de la pandemia del nuevo coronavirus. (...). Espero que mi situación va a solucionarse porque allá no sé lo que va a pasar. Es una situación muy difícil", explica en un café prounificación en la zona tapón donde come, se higieniza y pasa la mayor parte de sus días.

A raíz de sus canciones muy críticas contra el régimen iraní, Tootian teme ser reenviado primero a Turquía y luego a Irán, en caso de volver a la parte norte de la isla.

"Turquía ya no es un país seguro para mí porque el régimen turco es cercano a Irán", estima el cantante, que tiene más de 7.000 seguidores en Youtube , tras haber recibido numerosas "amenazas" anónimas estos últimos meses.

En julio, tres iraníes fueron condenados a muerte por la República Islámica. Dos de ellos habían huido inicialmente a Turquía y, según la oenegé Center for Human Rights en Irán, las autoridades turcas cooperaron con Teherán para reenviarlos a su país.

El artista disidente quiere ir a Europa. Tras el primer rechazo de las autoridades chipriotas, probó en vano "cuatro, cinco veces" más en una semana, a pesar de la ayuda del grupo de defensa de derechos de los migrantes Kisa y la misión de Naciones Unidas.

Según la reglamentación europea e internacional, Chipre no puede expulsar a un solicitante de asilo hasta que su solicitud haya sido aceptada y se le comunique la decisión final.

Los policías explicaron "haber recibido la orden de no dejar pasar a nadie", según Doros Polycarpou, miembro de Kisa.

- Coronavirus y restricciones -

"No es responsabilidad de la policía", decidir quién entra o no en el territorio, desmintió el vocero de la policía chipriota, Christos Andreou, al indicar que sigue "las consignas del ministerio del Interior" en cuanto a la restricciones de acceso a Chipre "vinculadas con la pandemia".

Para el ministerio chipriota del Interior, cualquier persona que quiera entrar en Chipre "debe presentar un test covid-19 negativo efectuado en las 72 horas" previas a su llegada, algo que Tootian asegura haber hecho.

A raíz del cierre de otras rutas migratorias hacia Europa, las solicitudes de asilo en Chipre se sextuplicaron en cinco años, pasando de 2.265 en 2015 a 13.650 en 2019 en este país de menos de un millón de habitantes, según cifras de Eurostat.

vg-sw/bfi/mar/pc

MAS NOTICIAS