Gobierno de Brasil aprueba plan para que hinchas regresen a estadios

El gobierno de Brasil, el segundo país con más muertes por el nuevo coronavirus, aprobó un plan que permite el regreso parcial de los hinchas a los estadios de fútbol aunque sin fijar una fecha de retorno.

"La apertura, en un primer momento, debe ser de hasta el 30% de la capacidad de los estadios, pudiéndose aumentar posteriormente", indicó este martes el Ministerio de Salud en un comunicado.

El despacho tomó la determinación ante un plan presentado por la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) para que los espectadores retornen a las gradas, adonde no van desde marzo, cuando se suspendieron las competiciones a causa de la pandemia.

Para ello, los clubes y las autoridades locales deben cumplir con un protocolo que garantice la "salud física y mental" de todos los involucrados.

Además, las autoridades deben tener en cuenta la variación de la curva epidemiológica de la zona, la tasa de ocupación de las unidades de cuidado intensivo en los hospitales y la capacidad de respuesta de las redes de salud locales y regionales.

Los torneos en Brasil regresaron gradualmente desde junio, pero sin público.

La alcaldía de Rio de Janeiro autorizó el viernes pasado que los hinchas retornen a los estadios a partir del 4 de octubre, cuando se enfrentan el Flamengo y el Athletico Paranaense en el mítico Maracaná.

La autorización, que precisa de la luz verde de la CBF, es para que 20.000 personas ingresen al lugar, una cifra considerablemente mayor a las que se han aprobado en recintos europeos.

Hasta el momento ni la CBF ni el ministerio de Salud han dado fechas para la reapertura de las gradas.

Con 137.200 muertos, Brasil es el segundo país con más muertos por covid-19 por detrás de Estados Unidos. La nación latinoamericana es tercera en contagios (4,5 millones), solo superada por el país norteamericano e India.

El presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro minimizó la pandemia y fue un crítico feroz de las medidas de confinamiento impuestas por los estados y las mayores ciudades, alegando su impacto económico.

raa/js/gfe