Normalización con Israel: ¿cuál podría ser el próximo país árabe?

Cerca de un mes después de la decisión de los Emiratos Árabes Unidos de normalizar sus relaciones con Israel, un acuerdo similar fue anunciado el viernes entre Baréin, otra monarquía árabe del Golfo, y el estado hebreo.

Cuando estuvo el mes pasado en Israel, el jefe de la diplomacia estadounidense Mike Pompeo se mostró "optimista" con la idea de que "otros países árabes" normalizaran sus relaciones con el estado hebreo, tras la decisión de los Emiratos, anunciada el 13 de agosto.

Antes de los dos países del Golfo, Egipto y Jordania establecieron relaciones oficiales con Israel, respectivamente en 1979 y 1994.

Arabia Saudita descartó una normalización de las relaciones bilaterales antes de que se llegue a un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos.

- Omán -

Omán saludó rápidamente el acuerdo israelo-emiratí. Pero luego reiteró su apego a los "derechos" de los palestinos a tener un "Estado con Jerusalén-Este por capital".

Tan cercano a Estados Unidos como a Irán, un país enemigo de Washington, Omán jugó la carta de la neutralidad y la mediación en los conflictos regionales.

En 2018, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu efectuó una visita a Mascate, capital omaní.

El sultán Haitham, quien sucedió en enero pasado al difunto Qabus, "no se arriesgaría por ahora a un giro tan controvertido", consideró Cinzia Bianco, investigadora en el Consejo europeo para las relaciones internacionales.

- Catar -

Catar, allegado a Irán y alejado diplomáticamente de los Emiratos, no reaccionó el acuerdo de normalización con Israel.

Catar acogió una oficina comercial israelí de 1996 a 2000 y no oculta sus contactos con el Estado hebreo.

Está involucrado en la franja de Gaza debido a su cercanía con el movimiento islamista palestino Hamas, que controla este enclave bajo bloqueo israelí.

En 2019, Catar, así como la ONU y Egipto, estuvieron a favor una tregua entre Israel y Hamás, previendo la autorización por el estado hebreo de la entrada de ayuda financiera de Catar a la franja de Gaza.

"Ahora que Catar coopera con Israel para apoyar la causa palestina (...) no normalizará sus relaciones mientras siga bloqueado el proceso de paz", destacó Andreas Krieg, analista del King's College de Londres.

- Kuwáit -

Aliado de Estados Unidos, Kuwáit siempre rechazó la normalización.

Grupos políticos u organizaciones de la sociedad civil denunciaron el acuerdo entre los Emiratos e Israel, pero otros lo defendieron.

Sin embargo, la normalización con el Estado hebreo es poco probable pues el Parlamento "capitaliza la hostilidad con Israel para reivindicar su lugar de portavoz del pueblo", asegura Bianco.

- Sudán -

Sudán era mencionado por los analistas como el posible siguiente país en seguir el ejemplo de los Emiratos, pero el 25 de agosto, en el marco de una visita a Jartum de Pompeo, las autoridades de ese país decepcionaron las esperanzas israelíes y estadounidenses al descartar una eventual normalización con Israel antes del fin de la transición política en 2022.

En febrero, Netanyahu se había entrevistado en Uganda con Abdel Fattah al-Burhane, jefe del Consejo soberano en el poder en Sudán. El gobierno sudanés desmintió que el asunto de la "normalización" hubiese sido abordado.

Sudán, que experimenta una crisis económica, está en la lista negra estadounidense de países que apoyan el terrorismo y una normalización con Israel podría ayudar a su retirada de esa lista.

bur-aem-dm/sls/tp/mdz/eg/dg