Australia acogerá el Rugby Championship 2020

Australia fue elegida este viernes, frente a Nueva Zelanda, para acoger el Rugby Championship de este año, afectado por la pandemia de coronavirus, que puede impedir que Sudáfrica, campeona mundial, participe en él.

El torneo internacional a cuatro bandas, en el que participan Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia y Argentina, debía comenzar inicialmente en agosto, pero la pandemia obligó a reprogramarlo y a tomar la decisión de jugar en un solo país debido a las restricciones fronterizas.

Ahora se jugarán 12 partidos entre el 7 de noviembre y el 12 de diciembre.

Todas las rondas, excepto una en Queensland, se disputarán en el estado de Nueva Gales del Sur (sureste), cuya capital es Sídney.

Pero no está claro que Sudáfrica vaya a participar porque el país todavía está muy afectado por el nuevo coronavirus, con todas las competiciones deportivas suspendidas.

"La participación de los Springboks dependerá de que se suavice esa suspensión, así como de superar una serie de otros desafíos logísticos, incluida la apertura de las fronteras aéreas internacionales", dijo el director ejecutivo del consorcio Sanzaar, Andy Marinos.

El consorcio rector del hemisferio sur afirmó anteriormente que Nueva Zelanda era la opción predilecta para acoger el torneo debido a su éxito en la contención del corovirus, pero después de meses de negociaciones Australia venció.

Marinos dijo que Australia finalmente recibió el visto bueno, "basado en los protocolos de cuarentena requeridos por el gobierno (para la entrada y el entrenamiento antes del torneo)" y en motivos comerciales.

La presentación de Rugby Australia fue la más "viable en términos de logística del torneo para el período esencial de preparación previa al torneo y el torneo de seis semanas en sí", añadió.

- Nueva Zelanda, "decepcionada" -

Bajo las condiciones de cuarentena de Australia, los equipos podrán entrenar en grupos grandes mientras cumplen el aislamiento obligatorio de 14 días.

Esto se consideró importante dado que ni Sudáfrica ni Argentina han reanudado el rugby competitivo desde que la pandemia paró el deporte al comienzo del año.

Australia y Nueva Zelanda han jugado competiciones nacionales del Súper Rugby.

A Nueva Zelanda no le benefició la segunda ola de covid-19 en su principal ciudad, Auckland, aunque ahora está bajo control y se ha levantado el confinamiento.

El estado de Victoria en Australia también lucha contra una segunda ola, pero Nueva Gales del Sur y Queensland solo han registrado un puñado de nuevas infecciones.

Para compensar la pérdida, las dos pruebas de la Copa Bledisloe de los All Blacks contra los Wallabies, que debían disputarse en Australia en octubre, se jugarán en Nueva Zelanda.

Se espera que los aficionados puedan entrar en Australia. Según las normas de Nueva Gales del Sur, los estadios pueden acoger hasta una cuarta parte de la capacidad normal o 10.000 espectadores.

"Estamos por supuesto decepcionados por la decisión de no elegir a Nueva Zelanda como anfitrión del torneo, pero lo entendemos y lo aceptamos", declaró Mark Robinson, director ejecutivo del rugby de Nueva Zelanda.

"Hemos trabajado increíblemente duro entre bastidores con una amplia gama de partes interesadas, incluidos Sanzaar y el gobierno de Nueva Zelanda, para asegurarnos de que estábamos listos y éramos capaces de acoger el campeonato y creemos que lo estábamos", añadió.

mp/arb/th/erl/cl