Polémica en Guatemala por eventual salida de médicos cubanos en medio de pandemia

Guatemala quiere poner fin a un convenio de cooperación con la brigada médica cubana alegando motivos presupuestarios, un anuncio que desató una polémica en el país, dado el trabajo que realiza ese grupo para combatir la pandemia de covid-19 en zonas pobres.

En una presentación el jueves ante el Congreso, la ministra de Salud, Amelia Flores, dijo que el gobierno estudia esa medida para ahorrar dinero.

"El presupuesto con el que contamos para este rubro se nos está haciendo importante para pensar en la contratación de especialistas guatemaltecos, es un tema que ya veníamos hablando", explicó.

La brigada cubana llegó a Guatemala a finales de 1998 tras el paso devastador del huracán Mitch y actualmente cuenta con 441 colaboradores, la mayoría de los cuales apoya las acciones de control de covid-19 en todo el país.

Según Flores, el costo mensual de los salarios de la brigada cubana es de unos 400.000 dólares.

Los planes del gobierno generaron una discusión entre quienes alegan que el convenio con los cubanos es una forma de apoyar al gobierno comunista de la isla, y otros que defienden su presencia en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

El canciller guatemalteco, Pedro Brolo, ya había indicado esta semana que el acuerdo con Cuba vence el último trimestre de este año y que su continuidad sería revisada con la ministra de Salud y el presidente Alejandro Giammattei, un médico de profesión.

En sus 22 años en Guatemala la misión cubana ha realizado más de 47,3 millones consultas y 494.000 cirugías, según el consulado de Cuba en el país.

Además, mantiene cuatro centros oftalmológicos de la Operación Milagro para personas con discapacidad visual.

Los profesionales cubanos prestan sus servicios en 16 de los 22 departamentos, en 16 hospitales nacionales y en más de 100 centros de salud y cuenta con especialistas en oftalmología, pediatría, epidemiología y medicina interna.

- "Totalitario" -

La presencia de los cubanos se da por un convenio directo entre los ministerios de Salud Pública de ambos países.

El diputado afín al gobierno, Felipe Alejos, exigió retirar a los cubanos pues "son una fachada" de un gobierno comunista y "no se puede apoyar a ningún régimen totalitario".

Alejos añadió que la presencia de los profesionales cubanos le quita "la oportunidad de trabajo a los médicos guatemaltecos".

"Es increíble que en medio de una pandemia haya sectores pensando en sacarnos del país", declaró a la prensa local el neumólogo Ernesto Jiménez, jefe de la brigada. "Tenemos a 189 médicos en primera línea atendiendo la crisis, nuestros 12 epidemiólogos están en la atención directa de la covid-19 en todo el país".

Jiménez recordó que la pandemia también ha golpeado a miembros de la misión y que dos médicos cubanos están en estado grave por la covid-19 y están siendo atendidos por la propia brigada.

Agregó que 30 integrantes de la misión se han contagiado en Guatemala.

Sectores humanitarios, indígenas y sociales rechazaron la posible salida de los cubanos al considerar que trabajan en los lugares más vulnerables del país, donde el 59% de los casi 17 millones de habitantes viven en la pobreza.

El ombusdman guatemalteco, Jordán Rodas, rechazó concluir el convenio y pidió al mandatario prorrogar el convenio de cooperación con Cuba.

"Es perverso manipular el derecho a la salud por asuntos ideológicos cuando está en juego la vida", advirtió Rodas.

Guatemala registra hasta este viernes 72.921 casos del nuevo coronavirus y 2.709 muertos.

ec/mas/gma

MAS NOTICIAS