EXCLUSIVA-EEUU recluta científicos en Latinoamérica y otras regiones para las pruebas de vacunas

Trabajadores de un cementerio y familiares cargan el ataúd de una persona fallecida por coronavirus en Ciudad de México. FOTO DE ARCHIVO. REUTERS/Carlos Jasso
Trabajadores de un cementerio y familiares cargan el ataúd de una persona fallecida por coronavirus en Ciudad de México. FOTO DE ARCHIVO. REUTERS/Carlos Jasso

Por Marisa Taylor

WASHINGTON, 13 ago (Reuters) - El proyecto de vacunas contra el coronavirus del gobierno de Donald Trump está reclutando científicos en Sudáfrica y países de América Latina para que colaboren en ensayos clínicos respaldados por Estados Unidos, con la promesa de facilitar el acceso a cualquier producto que tenga éxito, según ha averiguado Reuters.

Moncef Slaoui, un exejecutivo farmacéutico que dirige la Operación Warp Speed, una colaboración multimillonaria en Estados Unidos entre el gobierno federal y los fabricantes de medicamentos, se comprometió con científicos internacionales a finales del mes pasado, dijeron dos personas familiarizadas con el asunto.

Investigadores de Sudáfrica, México, Brasil, Perú y Argentina están en conversaciones para unirse a sus contrapartes estadounidenses en la realización de ensayos a gran escala en humanos de una vacuna experimental de Johnson & Johnson a partir del próximo mes, según media docena de funcionarios del gobierno y científicos con conocimiento del esfuerzo.

El gobierno de Estados Unidos hasta ahora ha comprometido casi 11.000 millones de dólares para financiar el desarrollo, las pruebas, la fabricación y el almacenamiento de cientos de millones de dosis de la vacuna COVID-19.

Además de J&J, está trabajando con los fabricantes de medicamentos que incluyen a Moderna Inc, Novavax Inc y AstraZeneca PLC para coordinar los ensayos clínicos a gran escala, o la fase 3.

Se deben reclutar decenas de miles de voluntarios y los científicos involucrados dicen que tiene sentido probar las vacunas para comprobar su seguridad y eficacia en diversas poblaciones, incluso en otras naciones. Los funcionarios de salud de Estados Unidos esperan que una vacuna exitosa sea identificada a principios de 2021.

Todavía no está claro qué compromisos específicos, si es que hay alguno, con Sudáfrica y los países latinoamericanos. La ventaja de trabajar con la Operación Warp Speed, que respalda al menos media docena de posibles vacunas, es que aumenta las posibilidades de que los socios internacionales reciban un producto eficaz.

El presidente Donald Trump planteó la posibilidad de compartir el suministro de vacunas de los Estados Unidos cuando anunció la formación de la Operación Warp Speed en mayo, sin dar detalles.

A principios de esta semana, el Secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS), Alex Azar, dijo que cualquier vacuna de Estados Unidos para el COVID-19 se compartiría "equitativamente" en todo el mundo después de que se satisfagan las necesidades locales. Los científicos internacionales que se preparan para participar han trabajado con investigadores de vacunas de Estados Unidos durante años y quieren garantías de que sus países tendrán acceso a la imnuzicación de la Operación Velocidad Warp.

"Existe la preocupación de los sitios internacionales de que nos estemos esforzando y contribuyendo al esfuerzo de la vacuna, y no queremos estar en una posición en la que estas vacunas estén disponibles y nuestros países no puedan obtenerlas", dijo la doctora Glenda Gray, presidenta y directora ejecutiva del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, que se está preparando sitios para probar la vacuna desarrollada de la división Janssen de J&J.

Una portavoz del HHS, que ayuda a supervisar la Operación Warp Speed, no respondió a las preguntas sobre el trabajo del proyecto con países concretos, pero confirmó que Slaoui se ha comprometido a garantizar que los socios internacionales tengan acceso a las vacunas.

En un comunicado, la unidad de Janssen de J&J dijo que varios países están buscando la aprobación normativa para realizar un ensayo de su vacuna, pero que no pudo confirmar los sitios individuales.

"Una vez que se demuestre que es segura y eficaz, Johnson & Johnson se compromete a hacer que su vacuna sea asequible en el mundo", dijo la compañía.

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, que están ayudando a coordinar los ensayos, no quisieron hacer comentarios. La Casa Blanca no respondió inmediatamente a las preguntas.

UNA NECESIDAD GLOBAL

El Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH) y la Operación Velocidad Warp están considerando la posibilidad de una cumbre científica este verano boreal para discutir cómo se podrían distribuir las vacunas COVID-19 que han tenido éxito, tanto a nacional como mundial, dijeron las fuentes.

Países como Brasil y México, focos de contagio del virus, no están esperando a la ayuda del proyecto de vacunas de Estados Unidos. Están cerrando acuerdos directamente con los fabricantes de medicamentos que prometen suministrar las vacunas después de realizar las pruebas clínicas.

Múltiples compañías farmacéuticas y países, incluyendo China, también están cortejando a socios internacionales. Sudáfrica y Brasil, por ejemplo, han desarrollado infraestructuras médicas para pruebas clínicas. Tienen la posibilidad de elegir entre varios socios y la oportunidad de procurar el acceso a las vacunas a cambio.

Con la explosión de casos de coronavirus en América Latina, los países de esa región también están anunciando acuerdos con fabricantes de medicamentos, algunos de los cuales participan en la Operación Warp Speed. Además, están planeando participar en la investigación de vacunas respaldada por China y otros países.

México anunció el martes que proveería sitios de prueba para las vacunas desarrolladas por J&J, así como para las compañías chinas CanSino Biologics Inc y Walvax Biotechnology Co Ltd.

Una de las razones principales detrás de la decisión de México de unirse a esas pruebas es asegurar el acceso a una vacuna, según su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

El instituto de investigación médica de Brasil, Fiocruz, está en conversaciones para unirse al ensayo de J&J, dijo a Reuters, Marco Krieger, vicepresidente del instituto financiado por el gobierno federal. Dijo que aún no se había asegurado el acceso a la vacuna.

Argentina también planea ser sede de la prueba de J&J, dijo Pedro Cahn, director de la Fundación Huesped de Argentina, en un correo electrónico a Reuters. Pero cuando le preguntaron si había recibido garantías específicas sobre el suministro, dijo "no hasta ahora".

El Ministerio de Salud de Argentina no hizo comentarios.

José Sánchez, coordinador del centro de investigación biomédica de la Universidad Nacional de San Marcos de Perú, dijo en una entrevista con el canal interno de la universidad el martes que el centro estaba evaluando acuerdos con J&J, AstraZeneca y Moderna para llevar a cabo ensayos clínicos en Perú. Moderna no quiso hacer comentarios.

El centro recibe fondos del gobierno de Estados Unidos y los acuerdos están siendo coordinados con el Instituto Nacional de Salud (INS) de Perú, dijo Sánchez.

"Janssen definitivamente va a venir a Perú", dijo Sánchez.

(Marisa Taylor en Washington, D.C.; Contribuyeron Pedro Fonseca en Río de Janeiro, Marina Lammertyn en Buenos Aires, Marco Aquino en Lima, Frank Jack Daniel en Ciudad de México y Alexander Winning en Johanesburgo.; Editado en español por Javier López de Lérida)

MAS NOTICIAS