El banco central de Nueva Zelanda amplía la compra de deuda y no descarta tipos negativos

FOTO DE ARCHIVO: transeúntes caminan junto a la entrada principal del banco central de Nueva Zelanda, en Wellington, Nueva Zelanda. 3 de julio de 2017.   REUTERS/David Gray
FOTO DE ARCHIVO: transeúntes caminan junto a la entrada principal del banco central de Nueva Zelanda, en Wellington, Nueva Zelanda. 3 de julio de 2017. REUTERS/David Gray

Por Praveen Menon y Swati Pandey

WELLINGTON/SÍDNEY, 12 ago (Reuters) - El banco central de Nueva Zelanda sorprendió a los mercados el miércoles al ampliar su programa de compra de bonos y advertir que los tipos de interés podrían tener que caer por debajo de cero para reactivar una economía afectada por el coronavirus, ya que el país se encuentra bajo nuevas medidas de confinamiento.

El Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (RBNZ por su siglas en inglés) amplió su programa de compra de activos a gran escala (LSAP) hasta 100.000 millones de dólares neozelandeses (65.390 millones de dólares), frente a los 60.000 millones anteriores, y amplió el plazo para las compras hasta mediados de 2022. Como se esperaba, el banco central dejó los tipos de interés en un mínimo histórico del 0,25%.

El RBNZ dijo que también está considerando de forma activa un paquete de instrumentos adicionales, incluidos los tipos de interés negativos y la financiación de bajo coste para los bancos. La compra de activos extranjeros también sigue siendo una opción.

En respuesta a la declaración del banco central, el dólar neozelandés cedía un 0,5% a 0,6540 dólares.

El anuncio del banco central sobre su disposición a aplicar más medidas de relajación monetaria llega después de que el país reintrodujera medidas de confinamiento debido a la aparición de un brote de coronavirus después de más de 100 días sin casos de COVID-19 dentro de sus fronteras.

El descubrimiento de cuatro contagios en una misma familia en Auckland llevó a la primera ministra Jacinda Ardern a reimponer rápidamente fuertes restricciones de movimiento en la ciudad más grande de Nueva Zelanda y limitaciones de viaje en todo el país.

"Dada la continua incertidumbre en materia sanitaria, sigue habiendo un riesgo de que nuestro escenario económico de referencia se vea afectado", dijo el RBNZ en una declaración posterior a la reunión.

Además, los miembros acordaron que el banco central debería conservar la flexibilidad para ajustar el ritmo y la composición de las compras de bonos.

El RBNZ sorprendió a los mercados con un recorte de 75 puntos básicos en marzo cuando el coronavirus apareció en el país, pero desde entonces no ha cambiado.

La pandemia llevó a la economía a su peor caída en casi tres décadas en el primer trimestre, y se espera que el producto interior bruto se haya contraído aún más en el trimestre cerrado a finales de junio, llevando al país a su primera recesión desde 2010.

Los últimos indicadores macroeconómicos han indicado que las repercusiones económicas de la pandemia no son tan graves como se temía en un principio, ya que las tasas de desempleo han disminuido, la inflación ha aumentado y el mercado de la vivienda se ha mantenido estable.

(Editado por Shri Navaratnam, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)

MAS NOTICIAS