ENFOQUE-El coronavirus acelera la estrategia digital de las eléctricas europeas

Por Stephen Jewkes y Christoph Steitz

MILÁN/FRÁNCFORT, 10 ago (Reuters) - Cuando COVID-19 hundió a Italia en el encierro, era el momento de tomar una decisión en la central de Verampio. La sala de control, que opera una flota de plantas hidroeléctricas en toda la región del Piamonte, muy afectada por la pandemia, tuvo que ser asegurada para mantener las luces encendidas.

El operador Enel, la mayor eléctrica de Europa, se movió rápidamente para crear una sala de control de respaldo en paralelo en un sitio más pequeño a 30 kms (18,6 millas) de distancia, mientras que también enchufaba algunos trabajadores clave en la base de datos de la planta para que pudieran trabajar desde casa y ayudar a mantener el control.

"Nunca habíamos hecho este tipo de cosas durante un largo período de tiempo, pero funcionó al instante", dijo Giuseppe Serrecchia, jefe de Enel de Global Power Generation Digital Hub.

"Para responder adecuadamente a los desafíos de COVID, hemos impulsado nuestra campaña de digitalización en general."

Al igual que las empresas de otros sectores, las energéticas europeas están teniendo que acelerar la adopción de nuevas tecnologías ya que la crisis del coronavirus les obliga a utilizar software, no personas, para dirigir la infraestructura crítica, incluyendo plantas y redes.

Los consultores dicen que la medida ya se había retrasado.

La española Iberdrola, el segundo grupo de renovables más grande del mundo por capacidad instalada, ha establecido procesos similares a los de Enel.

La pandemia que puso de rodillas a la economía mundial ha creado ventajas para las empresas inmunes a los cierres y restricciones, permitiendo al personal trabajar a distancia y proporcionando la tecnología para mantener el flujo del servicio.

"Las empresas de utilidad pública que iniciaron programas digitales antes de la crisis han sido más resistentes. En el mundo post-COVID 19, muchas tendrán que reconsiderar sus prioridades tecnológicas", dijo McKinsey.

"El uso de la supervisión remota podría ayudar a los operadores de la red a minimizar el riesgo para sus fuerzas de trabajo, mientras se simplifican las operaciones", dijo el grupo de consultoría.

RESISTENCIA

En la alemana E.ON, la mayor operadora de redes de energía de Europa con 1,56 millones de kilómetros de redes de electricidad y gas, ese mensaje también ha calado.

El grupo ha liberado otros 500 millones de euros (591 millones de dólares), además de un total de 13.000 millones de euros que planea invertir en los próximos tres años, principalmente en la mejora de su infraestructura energética.

La empresa ha aumentado el uso de aviones no tripulados en un 50% y depende más del software de reconocimiento de imágenes automatizado para la inspección de las líneas de alta tensión como consecuencia directa de la pandemia, según dijeron responsables de la empresa a Reuters.

E.ON, que recientemente completó la adquisición de las redes y actividades minoristas de Innogy, también apuesta por la realidad virtual. En su filial Bayernwerk, que opera redes de distribución en el estado alemán de Baviera, E.ON ha recreado virtualmente subestaciones para formar al personal a distancia y proporcionar acceso a las empresas asociadas sin enviar a nadie.

"Durante la crisis del coronavirus, nuestros empleados y clientes han aprendido a volver a apreciar las ventajas de la digitalización", dijo el consejero delegado de E.ON, Johannes Teyssen, que añadió que el grupo aceleraría la digitalización de sus procesos.

E.ON también está en las etapas finales del desarrollo de una aplicación similar al servicio de videoconferencia FaceTime de Apple que permite a los técnicos ayudar a los clientes a arreglar sus contadores inteligentes en casa, a menos que el problema sea demasiado complejo para gestionarlo desde lejos.

La creación y el uso de nuevas tecnologías es un avance para hacer funcionar la infraestructura y los negocios de distribución minorista de manera más eficiente, y podría impulsar las valoraciones, según analistas y consultores.

"Cuando se puede operar desde múltiples lugares, se aumenta la capacidad de resistencia de la empresa", dice Steve Jennings, responsable de Energía y Servicios Públicos en PwC. "La crisis acelerará la revolución digital para las empresas eléctricas".

MILES DE MILLONES DIGITALES

Las empresas están invirtiendo miles de millones para poner en marcha una gran infraestructura de datos que les permita no sólo gestionar las plantas y las redes de suministro eléctrico de forma eficiente y rápida, sino también desplegar nuevos servicios y crear nuevas fuentes de ingresos.

Podrían beneficiarse de los planes que la Unión Europea ha puesto en marcha para combatir las consecuencias de la epidemia de COVID-19, ya que la propuesta presupuestaria de un billón de euros en los próximos siete años y su plan de recuperación de 750.000 millones de euros están orientados a las transiciones ecológicas y digitales.

Enel, la primera empresa eléctrica en el mundo que migró todos sus datos a la nube el año pasado, ya ha gastado 4.500 millones de euros en digitalización en los últimos tres años, y planea invertir otros 2.500 millones de euros en 2020-2022.

Sin embargo, estas iniciativas no están exentas de riesgos, ya que la mayor necesidad de trabajar a distancia también aumenta la posibilidad de ciberataques, según dijo Leo Simonovich, vicepresidente y jefe global de Seguridad Cibernética y Digital Industrial de la empresa alemana Siemens .

"Conexiones de internet menos fiables, ataques de ingeniería social contra los empleados y sus familias, y errores cometidos en flujos de trabajo desconocidos... Todos son nuevos riesgos potenciales".

Las empresas eléctricas no tienen otra opción, sin embargo, que seguir adelante, ante la inquietud de verse desafiadas por gigantes de la tecnología como Google (del grupo Alphabet ) o grandes petroleras como BP, que la semana pasada desveló ambiciosos planes en energías renovables.

"Si no lo hacen, entonces los grandes gigantes de los datos como Apple y Google vendrán con sus aplicaciones y redefinirán la relación con el cliente", dijo Ingmar Wilhelm, presidente de la startup de datos de energía Energisme.

"Y el virus está enviado este mensaje con gran claridad".

(1 dólar = 0,8450 euros) (información adicional de Isla Binnie en Madrid; editado por Emelia Sithole-Matarise; traducido por Tomás Cobos)

MAS NOTICIAS