Trump vuelve a imponer aranceles al aluminio canadiense

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció el jueves que impondrá nuevamente aranceles de 10% al aluminio canadiense a partir del 16 de agosto, con el argumento de que Canadá "se aprovecha" de Estados Unidos.

Furioso, Ottawa denunció una medida "inaceptable" y anticipó planes para imponer "rápidamente" medidas compensatorias de la misma envergadura, como había hecho dos años antes.

"Firmé una proclamación que defiende a la industria estadounidense reimponiendo aranceles al aluminio de Canadá", dijo Trump en un discurso en una fábrica de máquinas lavarropas en Ohio. "Canadá se aprovecha de nosotros, como siempre", añadió.

La medida ocurre un mes después de la entrada en vigor del TMEC, el nuevo tratado de libre comercio de entre Estados Unidos, Canadá y México, que reemplazó al TLCAN.

Con la condición de que Canadá "no inunde nuestro país con sus exportaciones y no destruya todos nuestros empleos en el sector del aluminio", el gobierno de Estados Unidos levantó aranceles, dijo Trump.

Pero "los productores canadienses de aluminio rompieron ese compromiso", afirmó.

Poco después del anuncio de Estados Unidos, el primer ministro canadiense Justin Trudeau reiteró en un Twitter que Canadá impondrá "contramedidas que incluirán aranceles de represalia dólar por dólar", al añadir que su gobierno defenderá a los trabajadores del aluminio.

En Ottawa, la vice primera ministra Chrystia Freeland ya había hablado de la imponer contramedidas y calificó la decisión estadounidense de "injustificada e inaceptable".

"En tiempos de una pandemia mundial y de una crisis económica, lo último que necesitan los trabajadores canadienses y estadounidenses son nuevos aranceles que aumenten los costos para los fabricantes y los consumidores, impidan el libre flujo del comercio y perjudiquen las economías provinciales y estatales", dijo Freeland.

- "Amenaza" a producción doméstica -

Trudeau no viajó el mes pasado a Washington para celebrar el TMEC con Trump y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien sí visitó la Casa Blanca entonces.

Los aranceles, que entrarán en vigencia el 16 de agosto, son una respuesta a lo que Washington califica como una "disparada" en las importaciones de aluminio desde Canadá el año pasado, que "amenaza con perjudicar a la producción doméstica" de ese elemento.

Según el texto de la proclamación presidencial, las importaciones de aluminio canadiense entre junio de 2019 y mayo de 2020 aumentaron 87% con relación a los 12 meses anteriores.

"Decidí que las medidas acordadas con Canadá no son suficientemente eficaces para remediar la amenaza que las importaciones de aluminio desde Canadá suponen para nuestra seguridad nacional", escribió el mandatario.

A inicios de julio, Trudeau evocó rumores según los cuales Trump podría reimponer derechos de aduana, y señaló que Estados Unidos no tiene suficiente capacidad de producción de aluminio y necesita el producto canadiense para sus industrias automotriz y de alta tecnología.

La Cámara Estadounidense de Comercio criticó esta decisión que considera "aumentará los costos para los fabricantes" locales. También señalo que "la mayor parte de los productores estadounidenses de aluminio" se oponen a la disposición, que generará medidas recíprocas contra las exportaciones de Estados Unidos.

- "Contramedidas severas" -

Los fabricantes de autopartes dijeron que se verían particularmente afectados por el aumento de los costos del aluminio.

Los aranceles, dijo la Asociación de Fabricantes de Automóviles y Equipos, "pondrán mayores dificultades financieras para los fabricantes de partes de vehículos de Estados Unidos en un momento en que la industria está tratando de recuperarse de los cierres de plantas y de una economía en declive".

"No hay un aumento para el 2020 sobre el 2019", dijo el presidente de la Asociación de Aluminio de Canadá, Jean Simard, pidiendo a Ottawa a considerar "todas las opciones de represalia".

"El primer ministro Trudeau debe responder con contramedidas severas", señaló de su lado Jery Dias, jefe de Unifor, el mayor sindicato del sector público de Canadá.

Trump impuso por primera vez en junio de 2018 aranceles punitivos a las importaciones de aluminio y acero canadienses, en medio de la negociación del TMEC.

Ottawa contraatacó en ese momento con aranceles sobre el aluminio y el acero estadounidenses, así como sobre el whisky, el ketchup, el jugo de naranja, las cortadoras de césped, los veleros y otros productos.

sms/jum/juj/la/mr/lp/rsr

MAS NOTICIAS