Tormenta tropical Isaías bordea Florida, que ensaya su respuesta en la era covid

La tormenta tropical Isaías bordeaba este domingo la costa este de Florida aunque ya sin amenazar con convertirse en huracán, una posibilidad que forzó al estado del sureste de Estados Unidos a ensayar su capacidad de respuesta en medio de la pandemia.

Isaías, que llegó a la costa de Florida degradado a tormenta tropical tras haber azotado Bahamas como huracán de categoría 1, se dirigía hacia el noroeste con vientos de 110 km/h el domingo por la noche, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

A las 20h00 (00h00 GMT del lunes), la tormenta se encontraba a unos 90 kilómtros del centro espacial estadounidense de Cabo Cañaveral y avanzaba a unos 13 km/h, según el instituto meteorológico.

Isaías se desplazará "cerca o sobre la costa este de Florida hoy (domingo) hasta tarde por la noche", antes de regresar el lunes y el martes al Atlántico, indicó el NHC.

"Parece que estamos bien, aunque no declararemos 'misión cumplida' hasta que esta cosa se aleje", dijo el director de la oficina estatal de manejo de emergencias, Jared Moskowitz.

El episodio sirvió como un simulacro de cómo atender un desastre meteorológico mientras el estado intenta contener la pandemia, que campa fuera de control: cerca de uno de cada 44 floridanos ha dado positivo al coronavirus.

- Ensayando protocolos -

"Esto fue realmente un buen ensayo de los protocolos y procedimientos que hemos implementado en el estado de Florida para enfrentar la temporada de huracanes con la covid-19", dijo Moskowitz.

En caso de huracán, los pobladores costeros son llamados a desalojar. Los que no tienen adónde ir van a los refugios instalados en las canchas deportivas de las escuelas. Allí, decenas y a veces cientos de personas duermen en colchonetas sobre el piso hasta que pase la tormenta.

Este es un escenario de pesadilla en el nuevo mundo que ha impuesto el coronavirus.

Moskovitz explicó que, por ejemplo, se pusieron a disposición hoteles -prácticamente vacíos por la pandemia- para alojar a los evacuados que tienen el virus o podrían tenerlo.

Aunque la mayoría de los refugios permanecieron cerrados, también se ensayaron las medidas sanitarias y de distanciamiento social: se limitó su capacidad a 50 personas y se dispusieron los salones de clase -que antes eran zona prohibida- para aislar a los positivos del virus.

"Si viene un huracán de verdad, tenemos capacidad para 100.000 personas en nuestros refugios, con más espacio, y también ciertos lugares para personas que son positivas de covid-19", dijo el viernes el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez.

El domingo, Florida registró 7.104 nuevos casos de coronavirus, para totalizar 487.132 y 7.206 muertos. Con 21 millones de habitantes, es el estado con más infectados después de California, que tiene el doble de la población.

- Fin de la alerta -

El presidente estadounidense, Donald Trump, había declarado emergencia para Florida y algunos residentes tapiaron puertas y ventanas.

"Siempre hay que prepararse, por las dudas, porque nunca se sabe", dijo a la AFP Jason Woodall, de 44 años, mientras tapiaba la entrada de un comercio en Miami, donde apenas llovió.

Isaías atravesó el sábado como huracán de categoría 1 el archipiélago caribeño de Bahamas, donde dejó calles inundadas y algunos árboles y postes eléctricos caídos.

La oficina bahameña de manejo de emergencias dio esta mañana el "fin de la alerta" para todo el país.

Orson Nixon, del departamento de meteorología de Bahamas, dijo al canal local ZNS que había "algunas inundaciones en zonas bajas, pero nada grave en términos de marejadas".

Isaías golpeó el jueves Puerto Rico como tormenta tropical, dejando un reguero de árboles caídos y calles inundadas. El sábado se encontró el cadáver de una mujer en el interior de un vehículo que el agua había arrastrado.

lm/lda/gma

MAS NOTICIAS