La OMS sufre falta de fondos para combatir ébola en Congo

BRAZZAVILLE, República del Congo (AP) — La Organización Mundial de la Salud advirtió el martes que sufre “una severa escasez de fondos” para lidiar con un nuevo brote de ébola en zonas remotas del Congo en medio de la pandemia del coronavirus.

Los 1,75 millones de dólares recaudados hasta ahora durarán unas pocas semanas más, advirtió la OMS, señalando que la respuesta se ha hecho particularmente difícil y costosa por lo inaccesible de la región afectada.

Ya se han registrado 24 fallecimientos en el país desde que se declaró el brote el 1 de junio. El surgimiento del ébola en la provincia congoleña de Equateur ocurrió justo cuando el segundo brote más mortífero de la enfermedad se acercaba a su fin.

“La respuesta al ébola en medio de la pandemia de COVID-19 es compleja, pero no debemos permitir que el coronavirus nos distraiga de responder a otras amenazas urgentes a la salud”, indicó el doctor Matshidiso Moeti, director de la OMS para África.

La falta de fondos amenaza con descarrilar los avances que se han logrado contra la epidemia. La última vez que surgió una crisis de ébola en la provincia de Equateur en 2018, las autoridades tardaron dos semanas en comenzar a vacunar a la población. En esta las cuadrillas de inoculación se movilizaron a los cuatro días, aseguró Moeti.

No había una vacuna aprobada cuando el ébola mató a más de 11.000 personas en África Occidental entre 2014 y 2016. Cuando estallaron casos de ébola en el este del Congo en agosto de 2018, las cuadrillas médicas lograron combatir la enfermedad con dos vacunas distintas.

Aun así, cundió la desinformación sobre las vacunas en una región plagada por la violencia de milicias armadas. Algunas comunidades, hostiles a toda persona extranjera, se negaron a permitir la entrada de los equipos médicos.

Por lo menos 2.280 personas murieron de ébola en los casi dos años que duró la epidemia en el este del Congo hasta que concluyó el 25 de junio.

Brotes anteriores en el norte del Congo fueron menos dañinos. El que ocurrió en 2018 provocó la muerte de 33 personas, pero fue controlado en pocos meses.

Las autoridades de sanidad congoleñas han determinado mediante la secuenciación genética que el nuevo brote en el norte del país no está relacionado con la epidemia en el este.

___

La corresponsal de The Associated Press Krista Larson contribuyó a esta nota desde Dakar, Senegal.

Te Recomendamos