China aumenta presión en Taiwán amenazando su apoyo democrático

Tsai Ing-wen
Tsai Ing-wen

(Bloomberg) -- Durante décadas, Hong Kong hizo las veces de puente entre China y Taiwán. Ahora, parece que es tan solo una cosa más que está cambiando en la antigua colonia británica.

La insistencia de China en que, como condición para permanecer en Hong Kong, los funcionarios taiwaneses firmen una declaración acordando que ambas partes pertenecen a “una sola China” aumenta la presión sobre Taipéi para que cierre su consulado de facto en la ciudad. La decisión no solo impacta potencialmente a millones de personas que viajan entre los dos lugares cada año, sino que también destruye el rol de la ciudad como puerta de entrada de China al mundo democrático.

La medida permite que avancen dos objetivos del presidente Xi Jinping: castigar a la líder taiwanesa, Tsai Ing-wen, por su negativa en aceptar el marco de “una sola China” y frenar las fuentes percibidas de interferencia externa en Hong Kong. La Oficina Económica y Cultural de Taipéi en Hong Kong y su agencia predecesora han proporcionado a Taiwán una posición diplomática en la ciudad durante más de cinco décadas, superando el regreso de Hong Kong al dominio chino en 1997.

“Este desarrollo es un reflejo de un cambio más estricto en la política de China continental hacia Taiwán”, dijo Sonny Lo, comentarista académico y político en Hong Kong. “Hong Kong es ahora un campo de batalla geopolítica entre Estados Unidos y China, por un lado, y entre China continental y Taiwán, por el otro”.

Dificultades de visa

Si bien Taiwán y Hong Kong han sido representantes durante mucho tiempo de las disputas entre China y Occidente, las tensiones han aumentado a medida que Pekín gana más confianza al afirmar su autoridad y EE.UU. intenta controlar a un rival en ascenso. Tsai, cuyo Partido Democrático Progresista ve a Taiwán como una nación soberana, ha solicitado el apoyo del presidente de EE.UU., Donald Trump, al tiempo que ofrece ayudar con el reasentamiento de los manifestantes por la democracia en Hong Kong que huyen a través del estrecho de Taiwán a raíz de una estricta ley de seguridad nacional aprobada por Xi el mes pasado.

“En el pasado, Hong Kong no solo era un amortiguador para las relaciones a través del estrecho, sino que había sido una ventana para que los países del mundo se involucraran e interactuaran con China”, dijo el subsecretario general del Partido Democrático Progresista, Lin Fei-fan, en una entrevista el 7 de julio. “Pero ahora la ciudad podría ser simplemente otra ciudad china”.

Los esfuerzos por aumentar la presión sobre la Oficina Económica y Cultural de Taipéi salieron a la luz la semana pasada después de que el jefe interino de la agencia, Kao Ming-tsun, se negara a firmar la declaración de “una sola China” y regresara a casa. Un número de empleados de menor rango también se enfrentan a dificultades con la visa y Taiwán está reteniendo la renovación de permisos de trabajo para el personal en la oficina de representación de Hong Kong en Taipéi, según un alto funcionario taiwanés que pidió no ser identificado.

Como resultado, la oficina taiwanesa, que se estableció por primera vez como Chung Hwa Travel Service en 1966, pronto podría tener dificultades para operar. Su cierre será otro golpe a una serie de acuerdos entre Pekín y Taipéi que ayudaron a expandir el comercio y allanaron el camino para la reunión sin precedentes entre el predecesor de Tsai, Ma Ying-jeou, y Xi en 2015.

Requerir que los representantes firmen la promesa de “una China” muestra que Pekín está tomando un papel más directo en las relaciones de Taiwán con la ciudad, dijo un funcionario taiwanés. Taiwán no está haciendo comentarios públicos en un intento por suavizar las relaciones, pero la nueva postura de China eventualmente podría obligar a Taipéi a retirar el trato más favorable que recibieron los residentes de Hong Kong en comparación con otros no taiwaneses, agregó esta persona.

Aunque la medida podría no tener ramificaciones inmediatas en la cantidad anual de casi 6,5 millones de pasajeros que viajan entre Taipéi y Hong Kong, una de las rutas de vuelo más concurridas del mundo, según Routesonline, podría tener un mayor impacto en los hongkoneses que desean estudiar o emigrar allí, porque ahora deberán postularse para Taipéi.

Eventualmente, también podría someter a los residentes de Hong Kong, que no necesitan una visa para visitar Taiwán y simplemente pueden solicitar permisos de entrada a su llegada, a un trato más similar a los residentes de China continental, que requieren una visa y están sujetos a una cuota, según Chan Che Po, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad Lingnan en Hong Kong, que estudió las relaciones entre Hong Kong y Taiwán.

Congelamiento político

También podría tener implicaciones “enormes”, ya que la ley de seguridad congela los contactos entre los partidos políticos de Taiwán y Hong Kong, los intercambios de estudiantes entre los dos territorios y la cooperación entre organizaciones no gubernamentales, que interactúan con frecuencia, dijo Lo, académico de Hong Kong. Una pregunta clave era cuán ampliamente los funcionarios de Hong Kong aplicarían el nuevo requisito de “una sola China”.

El marco de Una sola China se conoce a veces como consenso de 1992, una referencia a una histórica reunión entre funcionarios chinos y taiwaneses en Hong Kong. En virtud de esto, acordaron que ambas partes pertenecían a una sola China, incluso si tienen diferentes interpretaciones sobre lo que eso significaba. El Partido Democrático Progresista, que estaba en la oposición en ese momento, rechaza el marco.

Los lazos entre Pekín y Taipéi han empeorado desde la reelección de Tsai en enero, incluidos los desacuerdos sobre los esfuerzos de China para limitar la participación de Taiwán en los organismos mundiales de salud. Taiwán también se ha convertido en un problema en las elecciones presidenciales de EE.UU., dado que el candidato demócrata Joseph Biden desafía el historial de Trump sobre el apoyo a los derechos humanos en China.

Nota Original:China Threatens Democratic Taiwan’s Toehold in Hong Kong (1)

©2020 Bloomberg L.P.