Jefe de Estado Mayor de EEUU quiere retirar nombre de generales sudistas a bases

El jefe del Estado Mayor de Estados Unidos, el general Mark Milley, abogó públicamente este jueves por cambiar el nombre de las bases militares del país que homenajean a generales confederados, una idea a la que se opone el presidente Donald Trump.

Diez bases del Ejército de Tierra, todas situadas en el sur del país, llevan nombres de militares sudistas de la guerra de Secesión, un conflicto civil que se libró principalmente en torno a la cuestión de la esclavitud, defendida por los confederados.

Tras la muerte a finales de mayo de George Floyd, un ciudadano negro asfixiado por un policía blanco durante su arresto en Minneapolis, han crecido las voces a favor de cambiar el nombre de esas bases.

Fueron decisiones "políticas" las que llevaron a llamar así esas bases y se necesitarán decisiones políticas para cambiarlo, dijo el general Milley ante una comisión del Congreso.

"Lo que preocupa al Ejército es el carácter controvertido" de esos nombres, añadió, recordando que las fuerzas armadas estadounidenses son una de las instituciones donde las minorías están más representadas.

En el Ejército de Tierra, hay más de un 20% de militares negros, una cifra que alcanza el 30% en algunas unidades, recordó Milley.

"Esos jóvenes soldados que van a una base como Fort Hood, Fort Bragg u otra así (...) pueden recordar que ese general combatió" a favor de un sistema "que pudo mantener a uno de sus antepasados en la esclavitud", dijo.

La mayor base militar del país, Fort Bragg, en Carolina del Norte, lleva el nombre de un general del Ejército secesionista, Braxton Bragg, conocido sobre todo por haber perdido la gran batalla de Chattanooga en 1863.

La de Fort Hood, en Texas, se llama así en memoria del general John Bell Hood, famoso por haber sufrido numerosas derrotas en el campo de batalla, de las cuales solía culpar a sus subordinados, según los historiadores.

"Debemos reflexionar seriamente sobre los símbolos: las banderas confederadas, las estatuas y las bases", añadió el general, que tuvo palabras muy duras hacia los generales sudistas.

La guerra de Secesión "fue un acto de rebelión, un acto de traición contra la Unión y la bandera estadounidense, contra la Constitución", dijo.

sl/dax/gma/ll

MAS NOTICIAS