"Maravillosa" pinta en el pub, el placer recuperado de los ingleses

La cerveza puede haberse quedado un poco rancia tras más de tres meses en los barriles, pero los británicos se la tomaron con enorme placer en el primer día de la apertura de los pubs tras el confinamiento.

También volvieron las peluquerías, al menos a Inglaterra. "Mi pelo se había puesto imposible. Tenía que usar sombreros para esconderlo" dice, divertida, Sandra Jacobs, una de las primeras clientes en ingresar, poco después de la medianoche, a una peluquería del barrio londinense de Camden.

En la ciudad de Runcorn (oeste de Inglaterra), Jennifer Wilson y Louise Arnold tampoco perdieron un minuto: las dos mujeres se casaron a medianoche, convirtiéndose en la primera pareja en contraer matrimonio desde la instauración del confinamiento el 23 de marzo, para frenar la propagación de la epidemia del nuevo coronavirus.

Reino Unido entró tardíamente en el confinamiento, y sale de él bastante después que la mayoría de sus vecinos europeos.

Pero el virus, que ha causado la muerte de 44.000 personas en el país --el peor balance de Europa--, está lejos de ser derrotado y ha recobrado vigor en Leicester, obligando a las autoridades a reconfinar una zona de 600.000 habitantes.

Solamente en Inglaterra, los pubs, hoteles, peluquerías, cines y museos volvieron a abrir este sábado, una medida considerada demasiado prematura por las demás provincias británicas, que adoptaron su propio calendario de desconfinamiento.

En un pub del norte de  Londres, Andrew Slawinski, de 54 años, degusta su primera pinta - una Guinness- en tres meses. Es "magnífico", dice. "¡Es cono ganar la Premier League!"

Pero las nuevas medidas hacen que la convivencia en esta "nueva normalidad" no sea la misma que antes: se imponen el servicio de mesa más que en el bar, la señalización específica o la distancia física.

- Un "día histórico" -

Pero Clive Watson, fundador de City Pub Group, que agrupa a 47 pubs del sur de Inglaterra y País de Gales, espera sin embargo un día "histórico" para el sector.

"Todo esto ha sido increíblemente duro para nosotros y para nuestros clientes", dice. El cierre de los pubs, inédito desde la peste de 1665, ha generado una caída sin precedentes del consumo de cerveza.

Su reapertura podría atraer este fin de semana a 6,5 millones de visitantes, según el círculo de reflexión CEBR. Pero de aquí a fin de año, la British Beer and Pub Association teme el cierre de 40% de los pubs, es decir unos 18.000 establecimientos incapaces de recuperarse de la crisis.

Al visitar un pub del oeste de Londres, el ministro de Finanzas Rishi Sunak se felicitó este sábado ante la "buena noticia" de la apertura de los pubs y bares, "elemento vital" de la economía británica que emplea a cerca de "medio millón de personas".

En entrevista al Times, el ministro alentó a los británicos a "comer fuera para apoyar" el empleo en el sector de la restauración.

Pero esta reapertura se produce en medio de temores por los riesgos sanitarios que podría generar. En un comunicado común, representantes de hoteles, pubs y de la policía instaron a los clientes a comportarse de forma "responsable" y ayudar a los profesionales a "volver a abrir de la mejor forma posible"

¿Serán numerosos los ingleses en acudir a sus pubs preferidos? Según un sondeo YouGov para la cadena Sky News, 70% de los interrogados no se sienten muy seguros con la idea de ir al pub o al cine, y el 60% tienen el mismo sentimiento si hay que ir a un restaurante.

spe-cdu/jhd/me/af

MAS NOTICIAS