La ONU atribuye a un error afgano la muerte de 23 civiles

KABUL (AP) — El Ejército afgano disparó por error esta semana una serie de morteros que causaron graves bajas civiles en un bullicioso mercado en la provincia sureña de Helmand, según los hallazgos de la misión de Naciones Unidas en Afganistán.

Un coche bomba y los proyectiles de morteros golpearon el lunes el mercado en el distrito de Sangin, matando a 23 personas, incluidos varios niños, según un comunicado de la oficina del gobernador provincial. El Talibán y el Ejército afgano se culparon mutuamente por el ataque.

“Varias fuentes creíbles” han afirmado que el Ejército lanzó los “morteros en respuesta al fuego talibán, errando (el) blanco pretendido”, indicó en una serie de tuits el martes por la noche la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán, o UNAMA.

Eso sugiere que se estaba produciendo una batalla entre el Talibán y fuerzas afganas en el momento del ataque.

Naciones Unidas no entró en detalles sobre cómo había obtenido esa información.

Los dos bandos en la guerra afgana “deben dejar de combatir en zonas de población civil”, ya que esos enfrentamientos han supuesto miles de bajas civiles, indicó la misión en sus tuits. UNAMA también instó al gobierno afgano a “formar un equipo de investigación independiente por el incidente del lunes” y ofreció su asistencia.

El gobierno afgano ha insistido en que no había actividad militar en el momento del ataque en esa región, controlada por talibanes. El Ministerio afgano de Defensa respondió el miércoles a los tuits de Naciones Unidas reiterando esa declaración, y añadió que los morteros afganos no pueden llegar al mercado de Sangin desde sus bases.

Los civiles suelen verse atrapados en el fuego cruzado, aunque las fuerzas afganas dicen no atacar a los civiles, sino a los insurgentes, en sus operaciones contra milicianos. Un reporte de la ONU en mayo acusó a los talibanes de matar o herir a un total de 208 civiles en abril. señalando que 172 civiles habían muerto o sufrido heridas en operaciones de las fuerzas armadas afganas.

El ataque en Helmand se produjo mientras el enviado especial de Washington, Zalmay Khalilzad, recorre de nuevo la región para intentar impulsar el proceso de paz. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, celebró el lunes una videoconferencia con el Talibán en la que insistió en que los insurgentes redujeran la violencia en Afganistán.

Se esperaba que las conversaciones entre representantes del gobierno afgano y el Talibán pudieran comenzar este mes en Doha, Qatar, donde el Talibán mantiene una oficina política.

MAS NOTICIAS