Australia refuerza su defensa ante aumento de tensiones con China

Australia anunció el miércoles la reorganización de su estrategia en materia de defensa, con el refuerzo de su capacidad de ataque a larga distancia, en un contexto de aumento de tensiones con China.

El primer ministro, Scott Morrison, indicó que el país iba a destinar, durante la próxima década, 270.000 millones de dólares australianos (186.000 millones de dólares estadounidenses, 166.000 millones de euros) a la adquisición y a la mejora de sus capacidades de defensa.

Esto supone un incremento de cerca del 40% del presupuesto.

Morrison afirmó su deseó de aumentar la capacidad militar australiana de manera significativa en la región Indo-Pacífico.

"Debemos darnos cuenta que hemos entrado en una nueva era estratégica menos clemente", declaró durante un discurso, en el que hizo alusión a la incontestable hegemonía estadounidense y al fuerte progreso de China.

"Incluso si en nuestro país hemos puesto fin a la epidemia de coronavirus, debemos prepararnos para el mundo de después de la covid-19, que será más pobre, más peligroso y más desordenado", advirtió.

El gobierno australiano se comprometió a destinar al menos un 2% de su PIB a la defensa, así como casi un 40% más para armamento.

El primer ministró calificó a Australia de potencia regional, aunque reconoció que el país, de 25 millones de habitantes, no puede rivalizar con algunas naciones de la región, especialmente China, que prevé oficialmente destinar 178.000 millones de dólares (158.000 millones de euros) para defensa en 2020.

Este anuncio refleja un cambio significativo de la política de defensa de Australia, que parece querer contener la creciente influencia de Pekín en la región.

hr/arb/jah/juf/am/bc/mar

MAS NOTICIAS