ONU acusa a fuerzas afganas de bombardeo en mercado que causó 23 muertos

La misión de la ONU en Afganistán (UNAMA) acusó el martes a fuerzas afganas de haber bombardeado un mercado popular en Sangin (sur) que causó al menos 23 muertos.

"Los resultados de una investigación inicial imparcial de la UNAMA indican que los disparos de mortero del ejército afgano provocaron muchas bajas civiles el lunes", indicó la misión mediante Twitter.

"Múltiples fuentes creíbles afirman que el ejército nacional afgano disparó obuses en respuesta a tiros afganos, y que fallaron el objetivo previsto", explicó el texto.

La jefatura militar había acusado el lunes a los talibanes de ser responsables de ese bombardeo, que ocurrió en la provincia de Helmand, y que causó también 15 heridos.

La gobernación de Helmand confirmó ese saldo, pero dio un relato alternativo al del ejército, con cuatro obuses que cayeron sobre el mercado, y luego la explosión de un coche bomba.

Un portavoz de los insurgentes, Qari Yusuf Ahmadi, declaró a la AFP que eran las autoridades y sus "mercenarios" los causantes de la masacre.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, pidió por su parte a los talibanes que interrumpieran la violencia.

Sangin es un distrito arduamente disputado entre los talibanes y las fuerzas afganas y de la coalición. Helmand, vasta provincia del sur afgano, donde hay grandes plantaciones de adormidera, está bajo el control de los insurgentes.

Durante las casi dos décadas de conflicto, las fuerzas afganas han cometido varios errores sangrientos.

En abril de 2018, los bombardeos de la aviación afgana causaron 36 muertos en una escuela coránica en Kunduz (norte), de los cuales 30 niños, según un saldo de la ONU.

La violencia ha disminuido en Afganistán desde que los talibanes anunciaron un alto el fuego de tres días en mayo, con motivo del final del Ramadán. Pero las autoridades afganas afirman que los ataques de los insurgentes se han reanudado en estas últimas semanas.

jds/wat/fox/jz/mb

MAS NOTICIAS