Tailandia aumenta la presión sobre los poderosos carteles de la droga

Las autoridades de Tailandia van a quemar drogas valoradas en más de 1.600 millones de dólares y aumentan la presión sobre las redes de lavado de dinero que gangrenan el país, pero la guerra contra los todopoderosos señores de la droga de Asia está lejos de ganarse.

Núcleo del tráfico procedente del llamado "Triángulo de Oro" (ruta entre Tailandia, Laos y Birmania), el país anunció el viernes que iba a destruir de aquí a mediados de julio más de 25 toneladas de estupefacientes, 24 de las cuales de metanfetaminas.

Estas decenas de millones de pastillas de "yaba" (comprimidos de metanfetamina) y cientos de kilos de cristales de metanfetamina "ice" iban destinados al mercado local, pero también a la exportación con beneficios mucho más jugosos.

El precio del "yaba" es el triple en Malasia y el del "ice" se revende a varios cientos de dólares el gramo en las calles de Australia.

Tailandia, que durante mucho tiempo se contentó con atacar a los pequeños traficantes (numerosos en las cárceles), asesta un duro golpe a los circuitos del lavado de dinero, con el desmantelamiento de varias redes en los últimos tiempos

A mediados de junio, la policía reveló que había tumbado a uno de ellos, sospechoso de haber blanqueado al menos 100 millones de dólares a través de 113 cuentas bancarias.

La banda estaba controlada desde una cárcel por Daoreung Somseang, una tailandesa detenida por tráfico de estupefacientes, informaron fuentes policiales a la AFP.

- Oro, petróleo, criptomoneda -

El dinero de la droga era reintroducido principalmente en tiendas de oro del reino, el sector petrolero o la construcción, añadieron.

Este caso muestra "el alcance y la sofisticación" de estas organizaciones, señala Jeremy Douglas, de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (ONUDD).

La red de Daoreung Somseang "ni siquiera es una superunión [...] pero maneja con facilidad un enorme volumen de dinero", indica.

Al final, "al menos 12.000 millones de bahts [388 millones de dólares, 346 millones de euros] de activos ligados a la droga" duermen hoy en los bancos del país, declaró esta semana el ministro tailandés de Justicia, Somsak Thepsuthin, en una rueda de prensa.

El dinero se reinvierte luego en el petróleo, en la construcción y el sector inmobiliario, y una parte desaparece entre opacas criptomonedas.

Para adentrarse en estos circuitos, Tailandia trabajó con la Agencia Antidroga estadounidense (DEA), muy familiarizada con las prácticas de los carteles sudamericanos, y con sus vecinos, en especial Birmania.

Pero pese a estas recientes operaciones, los carteles de la droga en Asia todavía tienen un brillante futuro por delante.

Generan entre 30.000 y 60.000 millones dólares al año, según los datos de la ONUDD, gracias únicamente a la metanfetamina, y recurren cada vez más a otro mercado muy lucrativo: los opioides sintéticos.

En mayo, las autoridades birmanas incautaron cantidades récord en laboratorios clandestinos: 3.750 litros de metilfentanilo, opioide 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más que la morfina.

Una señal preocupante, pues este producto y otros opioides matan por sobredosis a decenas de miles de personas al año (32.000 en Estados Unidos en 2018).

bur-apj/sde/del/ia/bc/es

MAS NOTICIAS