La nadadora Valerie Gruest dice al retirarse que sufrió "abuso psicológico, físico y sexual"

La nadadora guatemalteca Valerie Gruest. EFE/Orlando Barría/Archivo
La nadadora guatemalteca Valerie Gruest. EFE/Orlando Barría/Archivo

Guatemala, 22 jun (EFE).- La nadadora guatemalteca Valerie Gruest Slowing anunció su retirada del deporte con tan solo 21 años en un mensaje en el que afirma haber soportado "abuso psicológico, físico y sexual mientras crecía".
"Mi realidad auténtica a lo largo de mi vida ha sido completamente diferente de lo que todos han podido ver, ya que soporté abuso psicológico, físico y sexual mientras crecía", escribió en una carta que llevó a sus cuentas en redes sociales Gruest Slowing, quien disputó los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.
"Hasta hace tres años que pude separarme de mi abusadora para detener este ciclo y procesar estos eventos", dijo sin citar nombres la ahora exnadadora, recientemente graduada de la Universidad de Northwestern en Illinois.
Su madre, Karin Slowing, y su tía Melanie fueron también nadadoras con experiencia olímpicas, en Los Ángeles'84 y Atenas 2004, respectivamente.
Su madre la entrenó desde los cuatro años.
Especialista en las pruebas de 400 y 800 metros estilo libre, Gruest Slowing fue con 17 años la deportista más joven de la delegación de Guatemala en los Juegos Olímpicos de 2016 en los que terminó en los puestos 29 y 22, respectivamente.
"Quiero compartir mis experiencias personales como mujer latinoamericana, investigadora, atleta olímpica, artista y sobreviviente con la esperanza de afectar positivamente a otros que han pasado por experiencias similares", puntualizó la joven nacida en marzo de 1999.
Gruest Slowing añadió que su retirada no ha sido una decisión fácil, pero es "una de las mejores decisiones" que ha tomado, tras una carrera de muchas alegrías, como los Juegos Olímpicos de 2016, pero también "llena de altibajos".
"Tuve que superar más lesiones de las que puedo contar, me sometí a cuatro cirugías reconstructivas, mantuve mi cabeza a flote a pesar de haber sobrevivido a un abuso insufrible y luché con mi salud mental", escribió la guatemalteca.
"Para mí es muy importante decir la verdad detrás de mi historia porque, desafortunadamente, esto sucede justo enfrente de nosotros e incluso mientras estamos en el ojo público".
Gruest Slowing destacó además que lleva toda, su vida "viviendo con miedo".
"Durante estos tiempos aprendí que la familia no siempre es sangre: son los amigos quienes te apoyan en tus momentos más difíciles, te aceptan por lo que eres, te aman incondicionalmente y hacen que la vida valga la pena", puntualizó.

MAS NOTICIAS