Fiscal federal de NY deja cargo tras disputa con Washington

WASHINGTON (AP) — Una inusitada serie de roces entre el secretario de Justicia de Estados Unidos, William Barr, y un prominente fiscal federal en Manhattan terminó el sábado cuando el fiscal accedió dejar su cargo bajo la promesa de que las investigaciones de su oficina hacia aliados del presidente Donald Trump no serían afectadas.

El fiscal federal Geoffrey S. Berman anunció que se separaría del cargo, poniendo fin a una confrontación cada vez más desagradable con Barr. Por su parte, el presidente se había distanciado de la disputa al decir a los reporteros que la decisión “dependía plenamente del secretario de Justicia”.

Este episodio generó nuevas dudas sobre la interferencia política en el Departamento de Justicia, debido particularmente a que la oficina de Berman estaba investigando al abogado personal de Trump, Rudy Giuliani. También profundizó las tensiones entre el departamento y los demócratas del Congreso, que han acusado a Barr de politizar la agencia y actuar más como el abogado personal de Trump que como el principal fiscal de la nación.

La accidentada serie de acontecimientos inició el viernes por la noche, cuando Barr anunció que Berman, el fiscal del Distrito Sur de Nueva York, había presentado su renuncia. Pero horas después, el fiscal emitió un comunicado en que negaba que hubiera renunciado y señalaba que las “investigaciones (de su oficina) seguirían adelante sin retraso o interrupción”.

El sábado por la mañana, se presentó a laborar y afirmó a los reporteros que “yo solo vengo a hacer mi trabajo”.

La presión ejercida por Washington para separar a Berman de su cargo generó un extraordinario choque político y constitucional entre el Departamento de Justicia y uno de los principales distritos de la nación, que ha realizado enjuiciado casos importantes contra la mafia, delitos financieros y terrorismo a lo largo de los años.

Hace apenas unos días, surgieron acusaciones del exasesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, de que el presidente buscaba interferir en una investigación de la oficina de Berman al estatal Banco Turco, en un esfuerzo por alcanzar acuerdos con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

En una carta publicada el sábado por la noche por el Departamento de Justicia, Barr dijo que esperaba seguir conversando con Berman sobre otros posibles puestos dentro del departamento y se hallaba “sorprendido y muy decepcionado” por el comunicado que él dio a conocer.

Si bien Barr sostuvo que Trump personalmente dio la orden de la destitución, el presidente negó estar implicado.

"Todo esto depende plenamente del secretario de Justicia. El secretario Barr trabaja en ello. Ese es su departamento, no mi departamento”, reiteró Trump. “Yo no estuve implicado”.

Los fiscales federales en Nueva York han supervisado numerosos juicios e investigaciones relacionados con Trump en los últimos años. Entre ellos está una investigación en curso sobre los negocios de Giuliani, incluido uno que busca confirmar o desmentir que no se registró como agente para un gobierno extranjero, según personas familiarizadas con la investigación. Las fuentes no estaban autorizadas a hablar de la investigación públicamente y hablaron bajo condición de anonimato.

La oficina también ha procesado a varios asociados de Trump, entre ellos el exabogado personal de Trump Michael Cohen, quien cumplió una condena de prisión por mentir al Congreso y por delitos relacionados con el financiamiento de campaña.

Berman también supervisó el enjuiciamiento de dos empresarios de Florida, Lev Parnas e Igor Fruman, quienes fueron socios de Giuliani y estuvieron vinculados con la investigación de juicio político a Trump por presionar al gobierno de Ucrania. Los dos hombres fueron acusados en octubre de violaciones a la financiación de campañas, incluida la ocultación del origen de una donación de 325.000 dólares a un grupo que apoya la reelección de Trump.

___

Neumeister reportó desde Nueva York. Los periodistas de The Associated Press Colleen Long, Eric Tucker, Zeke Miller y Marcy Gordon en Washington y Tom Hays y Kevin Hagen en Nueva York contribuyeron a este despacho.

MAS NOTICIAS