El Movimiento Campesino de Nicaragua abandona la alianza opositora

En la imagen, el líder campesino Medardo Mairena. EFE/Jorge Torres/Archivo
En la imagen, el líder campesino Medardo Mairena. EFE/Jorge Torres/Archivo

Managua, 21 jun (EFE).- El Movimiento Campesino de Nicaragua anunció este domingo su separación de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, único movimiento opositor reconocido como contraparte del Gobierno en diálogos para superar la crisis sociopolítica local, por no sentirse "parte de la misma".
El Movimiento Campesino, que tiene sus bases en las zonas rurales de Nicaragua, y que es liderado por el excarcelado "político" Medardo Mairena, es uno de los principales grupos opositores del país, y estaba entre los aliados más importantes de la Alianza Cívica.
"Nuestro retiro obedece a que la Alianza nunca nos ha visto como parte de la misma. Hasta el momento de emitir este comunicado, nuestros puntos de fondo no han sido escuchados, ni nuestra delegación consultada debidamente", explicó el Movimiento Campesino, en su anuncio de separación.
La decisión de los campesinos se da luego de conocerse que la Alianza Cívica se negó a firmar los estatutos para conformar la Coalición Nacional, un espacio que reúne a los grupos y partidos políticos de oposición más importantes de Nicaragua, creado para buscar un cambio de Gobierno, con el objetivo de restablecer la democracia y los derechos constitucionales en el país, según sus integrantes.
"En reiteradas ocasiones se han tomado decisiones sin tomar en cuenta a nuestros delegados", alegó el Movimiento Campesino.
El no ser tomados en cuenta fue la misma razón que alegó la Coordinadora Universitaria Democracia y Justicia (CUDJ), para retirarse de la Alianza Cívica en enero pasado.
A menudo los disidentes señalan a la Alianza Cívica de ser algo pasiva frente a lo que identifican como una "dictadura", sin embargo, sus dirigentes han negado dichas afirmaciones de manera determinante.
El Movimiento Campesino fue fundado originalmente en 2013, con el objetivo de detener el proyecto del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, del empresario chino Wang Jing, mismo que, según el Gobierno, estaría terminado en 2018, pero que hasta ahora no ha iniciado.
Los campesinos formaron parte de la Alianza Cívica en 2018, luego de ser incluidos en una delegación seleccionada por la Conferencia Episcopal de Nicaragua, para establecer un diálogo nacional con el presidente Daniel Ortega.
Según el Movimiento Campesino de Nicaragua, más de un centenar de opositores de las zonas rurales han muerto por ataques armados del Gobierno, desde el levantamiento popular contra Ortega, en abril de 2018.
El Movimiento Campesino informó que a partir de ahora dedicará sus esfuerzos a "la atención" de los grupos que lo conforman, a la "construcción de la Coalición Nacional", y que solamente participará en espacios que sean "verdaderamente" incluyentes.
La oposición de Nicaragua reclama la renuncia de Ortega y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, por los ataques armados de 2018, en los que cientos de manifestantes murieron, fueron arrestados o desaparecieron, miles resultaron heridos, y más de 100.000 huyeron al exilio, de acuerdo con los informes de organismos humanitarios.