Tulsa impone un toque de queda en los lugares aledaños al mitin de Trump

El mitin de mañana, el primero del presidente desde el inicio del confinamiento en el país en marzo, ha despertado cierto receló tanto por la fecha inicial -en un principio se iba a celebrar hoy, Juneteeth o festividad de la Emancipación de los afroamericanos- y el lugar elegido. EFE/Etienne Laurent/Archivo
El mitin de mañana, el primero del presidente desde el inicio del confinamiento en el país en marzo, ha despertado cierto receló tanto por la fecha inicial -en un principio se iba a celebrar hoy, Juneteeth o festividad de la Emancipación de los afroamericanos- y el lugar elegido. EFE/Etienne Laurent/Archivo

Washington, 19 jun. (EFE).- La Alcaldía de Tulsa (Oklahoma) impuso un toque de queda nocturno que afecta a los alrededores del lugar que el sábado acogerá el primer mitin del presidente de EE.UU, Donald Trump, desde que se empezaran a aplicar las políticas de confinamiento para combatir la COVID-19.
Esta medida, destinada a evitar posibles actos de violencia por las protestas que se prevén ante la visita del presidente a Tulsa, estará en vigor este viernes y sábado, solo se aplicará entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana en los aledaños del BOK Center, el estadio cubierto donde tendrá lugar el evento, y afectará a un área de unas 24 cuadras de edificios.
La orden del alcalde, el republicano George T. Bynum, que declaró una "emergencia civil" en la ciudad, asegura que responde a informes de que "personas de grupos organizados que han estado involucrados en comportamientos destructivos y violentos en otros estados planean viajar a Tulsa para causar disturbios en los alrededores del mitin".
El Departamento de Policía de la ciudad dijo este jueves estar trabajando para convertir el área en más segura durante lo que definieron como "un evento sin precedentes para la ciudad de Tulsa"
"Como parte de nuestros preparativos para el mitin del presidente Trump de este sábado, estamos trabajando para hacer que el área sea segura para la seguridad de todo el mundo", dijo en Twitter la Policía.
El mitin de mañana, el primero del presidente desde el inicio del confinamiento en el país en marzo, ha despertado cierto receló tanto por la fecha inicial -en un principio se iba a celebrar hoy, Juneteeth o festividad de la Emancipación de los afroamericanos- y el lugar elegido.
Y es que en 1921 Tulsa fue escenario de uno de los actos más violentos contra la comunidad afroamericana desde la abolición de la esclavitud, en el que grupos de blancos atacaron un barrio negro en el que destrozaron unos 1.200 hogares.
Esto sumado a que el Juneteenth de 2020 será probablemente uno de los más importantes desde su nacimiento en 1866 -un año después del fin efectivo de la esclavitud-, ya que entronca con la creciente ola de protestas e indignación por la violencia policial contra los afroamericanos, creó cierta crispación, por lo que el equipo de Trump pospuso el evento al sábado.
Sin embargo, el mandatario no parece haber querido disipar las posibles tensiones, pues este viernes publicó en Twitter un mensaje en el que parece amenazar a aquellos que se manifiesten en contra de su visita a la ciudad.
"A cualquier manifestante, anarquista, agitador, saqueador o vida triste que venga a Oklahoma entiende: no serás tratado como lo fuiste en Nueva York, Seattle o Mineápolis ¡Será una escena muy distinta!", escribió Trump esta mañana.
Otra de las preocupaciones que ha despertado este mitin es la de que se convierta en el epicentro de un brote de la COVID-19 en la ciudad, ya que se espera que asistan hasta 19.000 personas a las que no se les exigirá ni respetar la distancia física de seguridad ni usar mascarilla.
Sin embargo, antes de entrar al recinto se les tomará la temperatura, se les dará gel y se les regalará una mascarilla de uso opcional.
Durante el proceso para demandar una entrada al evento, lo que sí se les ha exigido es eximir al presidente de toda culpa en caso de resultar enfermos.

MAS NOTICIAS