La OIEA adopta resolución crítica con Irán por cuestión nuclear

Las potencias europeas endurecieronsu postura con Irán e hicieron adoptar por la OIEA este viernes una resolución que llama al orden al país por rechazar la inspección de dos instalaciones sospechosas, en un nuevo litigio en torno al programa nuclear iraní.

El Consejo de Gobernadores de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) aprobó el viernes este documento contra Teherán, la primera resolución crítica con Irán en esta agencia de la ONU desde 2012.

En este momento, un texto así tiene sobre todo un valor simbólico, pero puede ser el preludio de una transmisión del caso al Consejo de Seguridad de la ONU, que sí puede adoptar sanciones.

Esta votación tuvo lugar en un contexto de creciente tensión en torno al programa nuclear de la República Islámica que, en estos doce últimos meses, ha dejado de cumplir varios de sus compromisos como respuesta al restablecimiento de las sanciones de Estados Unidos.

El texto, presentado por Alemania, Francia y el Reino Unido, recuerda a Irán su obligación de cooperar con la OIEA, pese a que Teherán se niega desde enero a permitir el acceso a dos instalaciones sospechosas de haber desempeñado actividades nucleares no declaradas hace más de 15 años.

Fue aprobado por 25 Estados miembros del Consejo de Gobernadores, en una reunión en la sede de la OIEA, en Viena. Siete países se abstuvieron. Rusia y China fueron los únicos que votaron en contra.

Para el embajador ruso en el organismo, Mijaíl Ulyanov, la medida puede tener efectos "contraproducentes" en las relaciones con Teherán.

China también lamentó la iniciativa, que calificó de "precipitada".

Estados Unidos en cambio saludó el "cambio de tono", en palabras del diplomático Christopher Ford, encargado de la no proliferación nuclear.

Durante las discusiones que precedieron el voto, Teherán advirtió que "una decisión política comprometería el nivel actual de cooperación entre Irán y la organización".

La inspección de los agentes de la OIEA de ciertos lugares vinculados al programa nuclear iraní es clave en la cooperación y uno de los pilares del acuerdo internacional de 2015, firmado entre Teherán y las grandes potencias para impedir que Irán se dote de armas nucleares.

- "Acusaciones malintencionadas" -

Desde que Estados Unidos se retiró de forma unilateral de este acuerdo en 2018 e Irán respondió reanudando sus actividades para enriquecer uranio, el acuerdo pende de un hilo, y especialmente de las inspecciones de la OIEA en Irán.

Estas supervisiones se suelen llevar a cabo sin problemas en las instalaciones nucleares donde actualmente la República Islámica efectúa actividades de enriquecimiento de uranio. Pero las autoridades iraníes se muestran reticentes en la inspección de dos plantas más antiguas, en principio en desuso, donde hubo actividades no declaradas a principio de los años 2000.

Nada indica que continúen o que sean una amenaza en este momento, pero la OIEA quiere asegurarse. Conforme a los compromisos establecidos con la agencia, Irán tiene que aceptar estas inspecciones.

Sería "totalmente inaceptable" hacer "una excepción", que mostraría que los Estados pueden ser selectivos en la aplicación de los acuerdos con el organismo, declaró su director general, Rafael Grossi.

En cambio, Teherán considera que no puede "satisfacer todas las solicitudes fundadas en acusaciones malintencionadas fabricadas por sus enemigos" y acusa a Israel de ser el origen de esas acusaciones.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Alemania, Reino Unido y Francia se reunieron por otra parte en Berlín para reiterar su pedido de diálogo al régimen de Teherán, al tiempo que se declaraban partidarios de mantener el embargo de armas en su contra.

jsk-smk/at/es-jz/mis

MAS NOTICIAS