Una carrera armamentista nuclear peor que la anterior: A. Kluth

infobae-image

(Bloomberg) -- Mientras persista la pandemia, los líderes mundiales están comprensiblemente preocupados por la amenaza de la enfermedad. Pero hay otras amenazas para la humanidad que requieren atención. Una de las más aterradoras es la guerra nuclear. Infortunadamente, el riesgo de que eso suceda sigue aumentando.

Las cifras de los titulares son engañosas. Sí, la reserva mundial de ojivas nucleares disminuyó ligeramente el año pasado, según el más reciente informe del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo. Pero eso solo se debe a que Estados Unidos y Rusia, los dos países que aún representan más de 90% de las acciones nucleares mundiales, desmantelaron algunas de sus ojivas obsoletas.

Entretanto, los nueve países con armas nucleares están modernizando sus otras ojivas y sus sistemas de entrega. En una prueba realizada la semana pasada, Francia disparó con éxito, desde un submarino, un misil nuclear que puede viajar entre continentes a 20 veces la velocidad del sonido. Otros países, especialmente China, están aumentando sus reservas nucleares lo más rápido posible.

Más preocupante aun, los Estados están revisando sus estrategias para el uso de estas armas. Atrás quedó la estabilidad amoral pero lógica de la Guerra Fría, cuando dos superpotencias se mantenían mutuamente, y al mundo, bajo control con una amenaza creíble de “Destrucción Mutua Asegurada”.

Rusia, por ejemplo, considera cada vez más que ojivas “tácticas” más pequeñas serían una posible forma de compensar las debilidades en sus otras fuerzas militares. Es concebible que un conflicto que comienza con una guerra híbrida, que va desde campañas de desinformación hasta soldados con uniformes no identificados, pueda escalar a una guerra convencional y un ataque nuclear limitado, invitando a un contraataque, etc.

También se especula que India podría fexibilizar su política, adoptada en 1998, según la cual nunca sería el primero en usar un arma nuclear. Tales experimentos de pensamiento no son poca cosa para un país con dos vecinos hostiles y con armas nucleares, Pakistán y China. Justo esta semana, India y China se enfrentaron nuevamente por su disputada frontera en el Himalaya. Nadie sabe hasta qué punto podría llegar Corea del Norte en una crisis que el propio país provoca.

Entretanto, todos los esfuerzos por limitar o reducir las armas nucleares se han detenido. Un tratado entre EE.UU. y la Unión Soviética que eliminó los misiles terrestres de alcance corto e intermedio flaqueó el año pasado, luego de que EE.UU. acusara a Rusia de hacer trampa.

Además, estos dos viejos enemigos ni siquiera están cerca de extender su único acuerdo de control de armas, llamado New START, que expira en febrero. Una razón de dicho fracaso fue la insistencia de EE.UU. en que la tercera y creciente superpotencia se uniera a las negociaciones. Pero China, que considera que simplemente se está poniendo al día con los dos líderes nucleares, no acepta ningún límite.

El progreso también se ha estancado en la actualización del Tratado sobre la no proliferación de armas nucleares, exactamente 50 años después de su entrada en vigor. Su objetivo era evitar que otros países fabricaran bombas alentándolos a usar material fisionable (uranio o plutonio) solo para fines civiles como la generación de electricidad. Pero cinco países se han vuelto nucleares desde que se firmó. Peor aun, la teoría de juegos sugiere que es racional que más Estados sigan el ejemplo. Irán podría ser el próximo.

El único acuerdo internacional para prohibir por completo estas malvadas armas, el Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares aprobado por las Naciones Unidas en 2017, tiene la misma oportunidad que una bola de nieve en un evento de fisión. Ningún miembro del club nuclear tiene la intención de ratificarlo, como tampoco muchos otros países.

Como si todo eso no fuera lo suficientemente malo, la duda también se está apoderando de la alianza transatlántica, socavando su credibilidad y, por lo tanto, la disuasión que es tan vital para prevenir la guerra. Los alemanes, en particular, están horrorizados por el trato del presidente de EE.UU., Donald Trump, quien esta semana los calificó de aliados “delincuentes” y confirmó que retiraría aproximadamente una de cada cuatro tropas estadounidenses en Alemania.

En mayo, varios líderes de los socialdemócratas alemanes, un partido con una tradición contraria al “estadounidismo“, incluso sugirieron optar por no participar en la política de “intercambio nuclear” de la OTAN, en virtud de la cual algunos aliados, como Alemania, renuncian a construir sus propias armas nucleares pero proporcionan los aviones para entregar rápidamente las bombas estadounidenses. Esta política pretende hacer que la disuasión conjunta sea más creíble, pero para los alemanes de izquierda, la desconfianza de Trump es razón suficiente para desafiar su lógica. Afortunadamente, la canciller, Angela Merkel, rápidamente lo denegó.

Entre la ingenuidad en Alemania, la beligerancia en Rusia, la ambición en China, la locura en Estados Unidos y la política arriesgada en Corea del Norte, el panorama es sombrío. Los egocéntricos o deshonestos podrían sucumbir ante la tentación de probar los límites en los planes de disuasión de sus enemigos, y el error humano podría agravar la locura.

Además, el clima en las relaciones internacionales no es realmente propicio para las soluciones. Los principales líderes mundiales están tan ocupados con las “guerras comerciales” y el “nacionalismo de las vacunas” que apenas pueden imaginarse sentados alrededor de una mesa con personas a las que detestan pero con las que deberían hablar, una actividad conocida anteriormente como diplomacia.

Pero deben superarlo. Si no lo logran, el resto de nosotros, desde los votantes hasta los militares, deberíamos obligarlos. Solo el multilateralismo paciente puede salvarnos a largo plazo. De lo contrario, para usar una metáfora de la Guerra Fría, las naciones del mundo estarán juntas en una habitación inundada de gasolina, contando cuántos fósforos tiene cada país, hasta que alguno encienda el primero.

Nota Original:This Nuclear Arms Race Is Worse Than the Last One: Andreas Kluth

©2020 Bloomberg L.P.

MAS NOTICIAS