España trata de reactivar el turismo con el reto de la seguridad sanitaria

Vista de los primeros turistas de un vuelo de Eurowings procedente de Düsseldorf (Alemania) a su llegada al aeropuerto de Ibiza el 17 de junio. EFE/Sergio G. Cañizares
Vista de los primeros turistas de un vuelo de Eurowings procedente de Düsseldorf (Alemania) a su llegada al aeropuerto de Ibiza el 17 de junio. EFE/Sergio G. Cañizares

Madrid, 18 jun (EFE).- España, una gran potencia mundial del turismo, trata de reactivar este sector capital de su desarrollo socioeconómico, paralizado completamente durante tres meses debido a la pandemia de coronavorius, y sometido ahora al reto de la seguridad sanitaria.
A las puertas del verano, el Gobierno reabrirá las fronteras con el espacio europeo de Schengen el 21 de junio (con ortugal y otros países será el 1 de julio). Este domingo próximo terminará el estado de alarma, que fue declarado el 14 de marzo, y se podrá circular libremente por toda España.
El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, presenta este jueves un plan de impulso turístico y de promoción nacional e internacional de España, el segundo país del mundo con más viajeros procedentes del extranjero (83,7 millones) en 2019.
"Spain for sure" ("España, seguro") es el nombre de la campaña internacional para trasmitir un mensaje de confianza al mercado turístico internacional, una vez superado lo peor de la epidemia, que también se presenta hoy en un acto presidido por los reyes Felipe VI y Letizia.
Antes de la crisis sanitaria, el turismo representaba el 12,3 % del PIB nacional y el 12,7 % del empleo (2,45 millones de trabajadores).
Sin embargo, el cierre temporal de innumerables negocios turísticos (hoteles, bares, restaurantes, comercios, locales de ocio, transporte de viajeros...) generó pérdidas multimillonarias y desempleo masivo. Un millón de trabajadores del sector se acogieron a expedientes de regulación temporal de empleo, según el Gobierno.
Y ahora, después de una primavera sin actividad, las empresas dedicadas al turismo esperan salvar una parte de la fundamental campaña de verano, que supone el 70 % de los ingresos anuales, sobre todo en las zonas costeras.
Los desafíos son garantizar la seguridad sanitaria en los establecimientos y, sobre todo, cómo detectar la llegada de viajeros infectados, sobre todo los asintomáticos, ya que el temor a un rebrote importante aumenta a medida que se acerca la reapertura fronteriza en aeropuertos y puertos.
La COVID-19 causó hasta ahora algo más 27.000 muertos en España, según datos oficiales difundidos por el Ministerio de Sanidad, que considera que la enfermedad está prácticamente controlada. Este miércoles informó de 30 fallecidos en los siete últimos días y 141 contagiados en las 24 horas anteriores.

MAS NOTICIAS