El alcalde de Río de Janeiro pide inmunidad para los clubes que se resisten al reinicio del fútbol

En la imagen un registro del alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella. EFE/Antonio Lacerda/Archivo
En la imagen un registro del alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella. EFE/Antonio Lacerda/Archivo

Río de Janeiro, 17 jun (EFE).- El alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, pidió este miércoles inmunidad para los clubes que se opongan a la retomada de los torneos de fútbol en momentos en que la pandemia continúa agravándose en Brasil, en una reunión en la que se acordó el reinicio del Campeonato Carioca este jueves.
Crivella salió en defensa de Fluminense y Botafogo, dos de los más tradicionales clubes de Brasil, que se niegan a volver a las canchas en los próximos días y amenazaron con acudir a la Justicia para impedir que el Campeonato Carioca sea retomado en la actual situación de calamidad pública por la pandemia de la COVID-19.
"Los partidos están autorizados. Estoy seguro de que la población está ansiosa. Pero hay clubes que consideran que no deben volver ahora y lo que solicité es que aquellos clubes que prefieren regresar en julio no sufran ninguna sanción", dijo Crivella tras una reunión con dirigentes de la Federación de Fútbol del Estado de Río de Janeiro y de los doce clubes que disputan el Campeonato Carioca.
La Federación amenaza con declarar la derrota por "WO" para los clubes que no se presenten a los partidos ya programados, lo que puede ocasionarles otras sanciones, como la pérdida de la categoría.
"En este momento tenemos que tener en cuenta que cada uno reacciona de forma diferente a la pandemia. Los partidos del Botafogo y del Fluminense podrían esperar hasta la primera semana de julio. Falta poco", agregó el alcalde al defender un acuerdo entre los clubes que impida que el Campeonato Carioca termine suspendido por una sentencia judicial.
En la reunión de este miércoles se anunció que, con la autorización de la alcaldía, el Campeonato Carioca se reanudará este jueves en el estadio Maracaná, a puerta cerrada, con el partido en que el Flamengo, vigente campeón brasileño y de la Libertadores, recibirá al Bangú.
Según el alcalde de Río, la actual fase de desescalada de las medidas de distanciamiento social impuestas para frenar el avance de la pandemia permiten que las competiciones deportivas sean retomadas después de tres meses de paralización.
El reinicio del torneo que enfrenta a los clubes más importantes del estado de Río de Janeiro, al que sólo le faltan dos jornadas, semifinales y finales, fue aprobado por la mayoría de los miembros de la Federación pese a la oposición de Fluminense y Botafogo.
La entidad divulgó este miércoles el nuevo calendario en el que, además de partido del Flamengo el jueves, programó otro compromiso el viernes (Portuguesa-Boavista) y dos más el domingo (Vasco da Gama-Macaé y Madureira-Resende).
Fluminense y Botafogo tan sólo retornarían el lunes, cuando tendrían que medirse respectivamente a Volta Redonda y Cabofriense.
Ambos clubes alegan que, a diferencia de Flamengo y Vasco da Gama, que retomaron sus entrenamientos hace dos semanas pese a las prohibiciones de la Alcaldía, sus jugadores aún no han vuelto a las prácticas, por lo que piden aguardar hasta la primera semana de julio.
RESPALDO DE BOLSONARO
Crivella afirmó la víspera que espera el jueves la presencia en el Maracaná, incluso con puerta cerrada al público, del presidente Jair Bolsonaro, uno de los gobernantes más escépticos sobre la gravedad de la pandemia y que defiende desde un comienzo la normalización de todas las actividades.
"El presidente me prometió que viene, por lo que el estadio no estará totalmente vacío. Él presenciará el partido", afirmó sobre el líder ultraderechista, que defiende el reinicio de las competiciones futbolísticas para evitar la quiebra de los pequeños equipos.
El alcalde se abstuvo de mencionar a Bolsonaro este miércoles y la Presidencia de la República tampoco ha confirmado su viaje a Río.
El mandatario tampoco anunció su intención de acudir al estadio pese a que este jueves participó en una ceremonia en el Palacio presidencial de Planalto al lado de algunos dirigentes del Flamengo.
El reinicio del Campeonato Carioca, aunque sea en estadios sin público, está previsto en momentos en que Brasil, el segundo país con más muertes (45.241) y con más casos de COVID-19 (923.189) en el mundo, aún está en la fase ascendente de la curva de contagios y, según los especialistas, todavía a algunas semanas del pico.

MAS NOTICIAS