Tecnología para pruebas de covid-19 ya existe. Usémosla: F. Flam

(Bloomberg) -- Ya existe la tecnología para detectar la mayoría de los casos del nuevo coronavirus en Estados Unidos. Y ni siquiera es tan cara. Mientras el país estaba cerrado, los científicos desarrollaron una serie de kits de prueba rápidos y fáciles que podrían detectar infecciones en hogares, oficinas o centros médicos. Otros han ideado dispositivos portátiles que pueden monitorear los cambios sutiles en los latidos del corazón que ocurren antes de que las personas muestren síntomas.

Lo que frena todo esto son los temores sobre la privacidad, la regulación inapropiada y una actitud derrotista sobre las pruebas y el seguimiento de contactos. Los estadounidenses parecen estar casados con la creencia de que un número abrumador de casos son atrapados por extraños que pasan por la acera o en el supermercado, a pesar de la creciente evidencia de que provienen principalmente de contactos cercanos, o multitudes, que pueden evitarse.

La disputa reciente sobre una declaración de la OMS sobre portadores “asintomáticos” resalta el nivel de emoción que impulsa la discusión. Maria Van Kerkhove, directora de enfermedades infecciosas de la OMS, dijo por primera vez que los casos en los que las personas totalmente asintomáticas transmiten la enfermedad son raros. Más tarde modificó su declaración, diciendo que tales casos asintomáticos no se entienden bien.

Eso es cierto, pero al final, su mensaje válido se perdió, que era la evidencia de que el principal impulsor de la enfermedad parece ser la gente que se enferma; que pueden propagar la enfermedad antes de enfermarse; y que las muertes pueden prevenirse encontrando personas con síntomas, rastreando sus contactos recientes y aislando a los que dan positivo.

Las combinaciones estratégicas de pruebas de rutina y seguimiento de contactos han ayudado a muchos países, desde Islandia hasta Alemania y Corea del Sur, a evitar los altos índices de muertes sufridas en EE.UU.

Mientras tanto, EE.UU. avanza con una mayor capacidad de prueba pero poca estrategia. Esta semana, el Boston Globe informó que hubo tres veces más pruebas que examinados en Massachusetts, ya que los casos han disminuido y se cree que las pruebas están reservadas solo para personas gravemente enfermas.

Lo que realmente necesitamos ahora es vigilancia, una palabra fea para los oídos estadounidenses, pero en el contexto de la salud pública se debe considerar que espía el virus, no a las personas.

Si bien se puede hacer algo de vigilancia con el exceso de pruebas existentes, sería aún mejor implementar pruebas más rápidas, más baratas y más fáciles. El profesor y fundador de biotecnología del MIT, Lee Gehrke, y su colega Irene Bosch han desarrollado una de esas tecnologías de prueba: la llamada prueba de antígeno, que puede detectar una infección activa utilizando una tira reactiva, como una prueba de embarazo.

Estos investigadores desarrollaron pruebas similares para detectar infecciones por Zika y dengue. A diferencia de la prueba estándar de covid-19, conocida como PCR, las pruebas de antígeno se pueden leer sin equipo especial o materiales costosos.

Una razón por la que aún no se han implementado ampliamente es que los reguladores de la FDA están demasiado centrados en la precisión de las pruebas, cuando deberían centrarse en cómo se utilizan y si son lo suficientemente precisas para hacer más bien que mal en contextos específicos.

La FDA fue demasiado indulgente con las pruebas de anticuerpos, que están diseñadas para detectar infecciones pasadas y se mantienen como una esperanza para los “pasaportes de inmunidad”. El beneficio fue marginal, y una alta tasa de falsos positivos podría causar daño si muchas personas suponen erróneamente que son inmunes.

Las pruebas de antígeno, por otro lado, pueden salvar vidas al detectar infecciones activas. Los expertos dicen que estas pruebas tienden a tener una baja tasa de sensibilidad: solo detectan alrededor del 80% de las infecciones. Un informe en Science dice que las pruebas de antígeno encuentran verdaderos positivos entre el 50% y el 90% del tiempo. Pero eso sigue siendo útil si se usan para tomar muestras al azar de personas con el fin de localizar posibles brotes. Y Gehrke señala que si las personas se someten a pruebas repetidamente durante varios días, una prueba con una sensibilidad del 80% atrapará a casi todos.

En este momento, detectar el 80% de las infecciones entre una población asintomática es mejor que lo que tenemos ahora, que es cero.

Bettina Fries, directora de la división de enfermedades infecciosas de la Universidad de Stony Brook, dice que las pruebas y la vigilancia son críticas para mantener la economía en funcionamiento sin arriesgar nuevos picos de la enfermedad. Para que esto funcione, las pruebas de rutina deben ser relativamente fáciles. Las personas no van a esperar horas en la fila todos los días en un centro de servicio para pruebas nasales profundas y repetidas.

Gerhke dice que las pruebas de antígeno pueden orientarse para trabajar con diferentes tipos de muestras, incluidas saliva o hisopos nasales que toman muestras desde una profundidad más accesible. Los resultados toman como máximo 15 minutos, y las altas cargas virales aparecen casi instantáneamente.

Otra solución simple y práctica es la adopción de dispositivos portátiles que señalen la infección temprano. Los científicos ya saben que nuestra frecuencia cardíaca cambia cuando nos contagiamos de gripe. Este cambio se puede ver en un dispositivo portátil días antes de que tengamos síntomas. Los investigadores que trabajan en esa tecnología en Stanford, UCSF y el Instituto de Investigación Scripps rápidamente centraron su atención en el covid-19, y dicen que tales dispositivos podrían detectar infecciones días antes de que las personas muestren síntomas, o en personas que no los muestran.

En la Universidad de Stanford, uno de estos investigadores es Michael Snyder, quien ha estado desarrollando un algoritmo para detectar cambios en la frecuencia cardíaca y otros signos fisiológicos asociados con covid-19. Dice que antes de la pandemia, su propio dispositivo portátil detectó cuatro infecciones: un caso de enfermedad de Lyme, confirmado por una prueba, dos infecciones virales y una infección asintomática que dijo que puede confirmar porque su sangre también mostró un alto nivel de proteína C reactiva, un marcador de una infección viral reciente.

Ahora ha recopilado datos sobre varios miles de personas durante la pandemia, incluidas 14 que finalmente dieron positivo para covid-19. En 11 de los 14, los dispositivos detectaron una fuerte señal de infección antes de que la persona se hiciera la prueba, y en 9, encontraron infecciones antes de que se observaran síntomas. Dice que espera que la tecnología detecte todas las infecciones temprano y confía en que con más ajustes, la precisión mejorará.

El médico Eric Topol, quien dirige el Instituto de Investigación Traslacional Scripps, encabeza parte de otro estudio de dispositivos ponibles. También ha estado rastreando el éxito de diferentes países en la lucha contra el virus, y considera a EE.UU. como el de peor desempeño del mundo hasta ahora. Y, sin embargo, los científicos estadounidenses han estado ocupados inventando formas inteligentes de salir del caos.

El objetivo de los confinamientos era ganar tiempo para hospitales e investigadores, y permitir a los funcionarios de salud pública la oportunidad de diseñar una estrategia más específica. Los médicos y los científicos han hecho su parte; tenemos la tecnología para controlar la enfermedad. Ahora necesitamos un compromiso organizado para usarla.

Nota Original:U.S. Must Stop Stalling on New Covid-19 Testing Tech: Faye Flam

©2020 Bloomberg L.P.

MAS NOTICIAS