Iberia será una aerolínea más pequeña en el próximo lustro, según Gallego

El presidente de Iberia, Luis Gallego. EFE/Fernando Villar/Archivo
El presidente de Iberia, Luis Gallego. EFE/Fernando Villar/Archivo

Madrid, 16 jun (EFE).- Iberia, como todas las aerolíneas internacionales, va a salir de la crisis del COVID-19 "más pequeña" en términos de flota y lo será en los próximos cinco años, porque el sector se encuentra ante "la mayor crisis de la historia" y el problema "no es temporal", ha asegurado este martes su presidente ejecutivo, Luis Gallego.
Están en riesgo millones de empleos y "el tronco central del turismo en España, del que se benefician después todas las ramas del sector". "Sin aviones no hay turismo y, sin turismo ni movilidad, peligra nuestro país", ha advertido en la cumbre empresarial organizada por la patronal CEOE.
LA PEOR CRISIS DE LA HISTORIA DE LA AVIACIÓN
Gallego ha señalado que estamos ante la peor crisis de la historia de la aviación, sin precedentes de algo parecido, mientras en otras anteriores, como la del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAS), identificado en 2002, o los atentados terroristas de las Torres Gemelas, en Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, la curva de caída y recuperación de la demanda fue en forma de V, en este caso, hemos pasado de una V a una U y ahora ya estamos en una L.
Además, las compañías tendrán que hacer frente a la devolución de los préstamos obtenidos durante la pandemia, lo que dificultará la recuperación.
Iberia operará en julio, en las rutas de corto y medio radio, un programa que será apenas una quinta parte de lo que habría tenido en circunstancias normales, debido a la crisis del COVID-19, ha agregado.
En largo recorrido, el programa de la compañía, que centra su esfuerzo en recuperar la confianza de los clientes sobre la seguridad de los vuelos, también se ha reducido mucho y está condicionado a cómo evolucionen las restricciones, prohibiciones y cuarentenas.
Iberia entró en esta crisis "mejor" que muchos de sus competidores por la exigente transformación efectuada desde el año 2012, pero su duración ha hecho que el impacto "nos llegue a todos", por lo que de nuevo está obligada a reinventarse.
Es el momento de afrontar medidas estructurales que apoyen al sector turístico y a las aerolíneas como desbloquear la llegada del AVE a la terminal T4 del aeropuerto de Barajas, lo que aumentaría medio millón al año los pasajeros del hub madrileño, impulsar el cielo único europeo y reducir las tasas.
En su opinión, la competencia, tras la crisis, será aún más difícil, dado que aerolíneas que ya estaban sin un futuro viable antes de la pandemia "están siendo rescatadas con ayudas difícilmente justificables".
PLAN RENOVE PARA LA AVIACIÓN EUROPEA
Ha abogado por un Plan Renove para la aviación europea, donde el Gobierno español "tiene una oportunidad de oro para liderarlo", para ayudar a las aerolíneas a salir de la crisis y contribuir a una industria más sostenible.
Las aerolíneas no van a poder afrontar la renovación de flota encaminada a una mayor sostenibilidad, ya que, con aviones viejos a precios muy baratos y el precio del fuel en mínimos históricos, la inversión en aparatos de tecnología limpia "se hace muy cuesta arriba con las enormes pérdidas causadas por el COVID-19", ha alertado.
Según el presidente de Iberia, si la Unión Europea (UE) desarrolla un Plan Renove que permita bonificar el reemplazo de aviones viejos o de tecnología sucia con los de nueva generación, esa ayuda tendría un efecto multiplicador.
Por un lado, permitiría reducir las emisiones de CO2 (aproximadamente un 30 % en la flota de largo recorrido de Iberia y de un 15 % en el caso de la de corto), lo que tendría siempre un valor muy superior que el importe de la ayuda recibida.
En segundo lugar, al poder afrontar la compra del avión nuevo, el dinero fluye a lo largo del ecosistema aeronáutico, generando beneficios que redundan en impuestos para los gobiernos, como el español, reforzando el I+D+I y creando decenas de miles de puestos de trabajo, ha precisado.

MAS NOTICIAS