Segunda noche de protestas violentas en Líbano pese a las medidas financieras

EFE/EPA/NABIL MOUNZER
EFE/EPA/NABIL MOUNZER

Beirut, 13 jun (EFE).- Líbano ha vivido su segunda noche de protestas violentas después de que la libra libanesa se depreciase fuertemente frente al dólar el jueves, pese a las medidas financieras anunciadas ayer por el Gobierno para equilibrar el tipo de cambio.
En Beirut, los manifestantes quemaron neumáticos y cortaron carreteras, además de protagonizar enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, unos incidentes que causaron al menos once heridos en dos puntos de la capital, según informó en su cuenta de Twitter la Cruz Roja libanesa.
Las protestas, iniciadas el jueves después de que el tipo de cambio en el mercado negro subiese por encima de las 5.000 libras libanesas por un dólar, continuaron por segunda noche consecutiva pese a las medidas anunciadas ayer por el Gobierno de Hasan Diab para atajar la situación.
El Banco Central inyectará el lunes dólares al mercado de divisas para rebajar la paridad por debajo de las 4.000 libras por cada unidad de la moneda estadounidense, mientras que se formará una célula de crisis de alto nivel para seguir los desarrollos financieros y monetarios y tomar decisiones al respecto.
Algunos participantes portaron banderas del país mediterráneo y pancartas en las que se podían leer lemas antigubernamentales como "Todo el pueblo tiene hambre, vosotros estáis ciegos y nada es suficiente para llenaros la barriga", en referencia a la grave crisis económica y la creciente inflación.
"En nuestro país hay clientelismo, pobreza, una gran tasa de analfabetismo y desempleo, tenemos que recordar que esta gente es capaz de conseguir armas o éxtasis o cualquier otro tipo de droga mucho más fácilmente que conseguir dinero, comida o un diploma", denunció en declaraciones a Efe el manifestante Mohammad Draihi.
El hombre, que participa en las manifestaciones en la ciudad norteña de Trípoli, uno de los lugares más golpeados por las protestas, explicó este sábado que las medidas gubernamentales para atajar la depreciación de la libra "ni siquiera deberían ser llamadas decisiones".
"Dejamos de creer en ellos hace mucho tiempo", concluyó.
El pasado octubre dieron comienzo meses de manifestaciones diarias motivadas por la grave crisis económica y que acabaron con el Gobierno de Saad Hariri, antes de perder fuelle coincidiendo con la pandemia mundial del coronavirus.
Entonces, las entidades bancarias comenzaron a restringir la retirada de dólares en el país, donde desde 1997 se mantiene el tipo de cambio oficial y principal con el billete verde en un rango casi fijo de entre 1.507,5 y 1.515.
El pasado 7 de marzo, Líbano declaró por primera vez en su historia que entraba en suspensión de pagos de la deuda exterior al no poder satisfacer un vencimiento en eurobonos de 1.200 millones de dólares.

MAS NOTICIAS