Experto lamenta cuarentena tardía en GB; reabren zoos

LONDRES (AP) — Un científico cuyo modelo ayudó a establecer la estrategia de coronavirus de Gran Bretaña dijo el miércoles que el número de muertos en el país podría haberse reducido a la mitad si se hubieran introducido las medidas de confinamiento una semana antes.

Gran Bretaña tiene la segunda cifra más alta de muertes en el mundo por casos de COVID-19 confirmados, con más de 41.000. Si se incluyen los casos sospechosos —aquellos que no se confirmaron mediante una prueba—, el total supera los 50.000.

Neil Ferguson, profesor de Biología Matemática en el Imperial College de Londres, dijo a los legisladores que cuando se tomaron decisiones clave en marzo, los científicos subestimaron cuán ampliamente se había propagado el virus en el Reino Unido.

En una audiencia de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Parlamento, dijo que “la epidemia se duplicaba cada tres o cuatro días” antes de que se introdujera la cuarentena, en lugar de los cinco a seis días calculados en ese momento.

Ferguson también dijo que la cifra de muertos habría sido menor si los residentes de hogares de ancianos hubieran estado protegidos.

El 16 de marzo, el experto y sus colegas publicaron un documento que indica que incluso con algunas medidas de distanciamiento social, el Reino Unido podría tener 250.000 muertes relacionadas con el virus y Estados Unidos llegaría casi al millón. Ferguson pronosticó que esas cifras podrían incluso duplicarse en ambos países en el peor de los escenarios. La cuarentena nacional entró en vigor el 23 de marzo.

Por otra parte, el miércoles se dio a conocer que a partir del lunes los zoológicos, recorridos tipo safari y autocines podrán reanudar actividades. El primer ministro Boris Johnson también informó que, a partir del sábado, los adultos que viven solos o que son padres solteros podrán reunirse con los habitantes de otra casa para conformar “burbujas de apoyo”. Esto quiere decir entre otras cosas, que muchos abuelos podrán al fin reunirse con sus nietos después de semanas o meses de no verlos.

Según Downing Street, la apertura de zoos y safaris ayudará a las familias a pasar más tiempo al aire libre ahora que la probabilidad de contagio es mucho menor. El Zoo de Londres y otras atracciones en todo el país habían advertido que podrían cerrar de forma definitiva si no se hacía algo pronto.

Al mismo tiempo, Johnson enfrenta críticas ante la imposibilidad de reabrir las escuelas para todos los estudiantes de primaria antes del verano, como estaba previsto.

Aunque muchas primarias han abierto sus puertas para los hijos de los trabajadores esenciales, el gobierno quería dar a todos los alumnos la oportunidad de regresar tras meses de clases a distancia, pero los centros escolares no tienen espacio suficiente para cumplir los requisitos de distanciamiento social.

Johnson enfrenta fuertes críticas por presuntamente ser lento para actuar contra el virus. El gobierno dice que siguió el consejo que le dieron en ese momento los asesores científicos.

Ferguson dijo que las medidas tomadas en marzo estaban justificadas “dado lo que sabíamos sobre este virus en términos de su transmisión y fatalidad”.