El impacto del COVID-19 disminuye en la capital de la Amazonía peruana

Pacientes en el Hospital Regional de Iquitos el 7 de mayo de 2020. EFE/Ginebra Peña/Archivo
Pacientes en el Hospital Regional de Iquitos el 7 de mayo de 2020. EFE/Ginebra Peña/Archivo

Lima, 9 jun (EFE).- El impacto de la epidemia de COVID-19 ha disminuido de manera significativa en la región Loreto, la principal de la Amazonía de Perú, después de que durante mayo pasado los hospitales de su capital, Iquitos, fueran desbordados por cientos de enfermos y decenas de fallecidos por la enfermedad.
"Nosotros tuvimos una etapa muy dura de la enfermedad, que duró aproximadamente entre seis a ocho semanas, en la cual la mortalidad fue creciendo abruptamente, pero eso etapa ya ha pasado", afirmó este martes a Efe el doctor Luis Runciman, decano del Colegio Médico de Iquitos.
Esta información coincide con la apreciación de los expertos del Ministerio de Salud (Minsa) y de las autoridades regionales, que remarcan que a pesar de este descenso en Iquitos, la epidemia se desplaza ahora hacia zonas selváticas donde viven comunidades nativas muy vulnerables.
MÁS DE 6.300 CASOS Y 300 FALLECIDOS
Mientras que Perú se ha convertido en el octavo país con más casos del coronavirus en el mundo, con unos 200.000 infectados, Loreto ha pasado de ser la tercera región con mayor incidencia nacional a la novena, con 6.349 casos y 307 fallecidos.
Las estadísticas oficiales indican que los casos positivos regionales llegan actualmente al 31,87 % de las pruebas realizadas, lo que da un promedio de 719 enfermos por cada 100.000 habitantes.
La tasa de mortandad en la región también ha disminuido de cerca de 8 % a 4,84 %, un promedio aún muy superior al de Lima, que con más de 118.000 casos tiene un 1,99 % de fallecidos, pero inferior al 6,67 % de la sureña Ica y al 6,39 % de la norteña Lambayeque.
MENOR TASA DE CONTAGIO
El Grupo Prospectiva, que reúne a expertos que miden la tasa de reproducción de la enfermedad, señala que esta ya habría llegado en Loreto a 1 por 1, una cifra que el diario El Comercio comprobó al revisar registros oficiales y extraoficiales de fallecimientos.
El Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) indicó que las muertes totales en Loreto se incrementaron desde mediados de abril y alcanzaron su punto más alto el 4 y 5 de mayo, con 44 decesos diarios, pero luego han llegado a un promedio de 13 al día.
El incremento coincidió con la mayor expansión de la epidemia, cuando los hospitales de Loreto fueron abarrotados por pacientes que sobrepasaron la capacidad de atención y las reservas de oxígeno medicinal, con un promedio total de 21 fallecimientos al día.
MESETA DE CONTAGIOS
Runciman dijo que la situación en Iquitos ha sido similar a la de otras ciudades del mundo como Guayaquil y Nueva York donde ahora el número de fallecidos "ha disminuido de manera muy importante".
"Si bien es cierto que todavía se presentan muertes por COVID esto es mucho menor a lo que correspondía a esas semanas, que fueron muy duras", remarcó.
El decano medico también dijo que la capacidad de atención sanitaria ha mejorado en Iquitos, pero aún no llega "al 100 por ciento, porque el personal de salud que ha dado positivo a la enfermedad todavía no se ha recuperado al cien por ciento".
"El pico más alto de la enfermedad fue también el pico más alto de personal de salud que se infectó y se iba de licencia", acotó antes de indicar que la enfermedad llegó a afectar a "entre el 80 y 90 por ciento del personal de salud" de los hospitales de la región.
MUCHOS INFECTADOS
Runciman sostuvo que "es un poco difícil dar cifras" reales sobre el porcentaje de disminución de la enfermedad, al no contar aún con estadísticas oficiales, pero enfatizó que no cree que esto "se deba a alguna medida del Gobierno", sino a que "ya la población en su mayoría ha sido infectada".
"Lo que ocurre es que realmente el virus ya no tiene a quién más infectar y los casos que quedan ya son más manejables", acotó antes de agregar que, a pesar del gran impacto de la enfermedad, su tasa de letalidad es baja, con gran cantidad de casos leves.
Al referirse a las advertencias de que ahora la epidemia se está desplazando hacia pueblos pequeños y comunidades indígenas, señaló que aún "son pocos los datos" que tienen, pero las primeras brigadas sanitarias "están encontrando buena cantidad de fallecimientos".
"Quisiera que de acá para adelante se haga un esfuerzo enorme para mejorar las condiciones sanitarias en Iquitos y en toda la región Loreto, porque esa ha sido la mayor causa de la propagación y la letalidad que ha habido", concluyó.
UN 70 % MENOS
A pesar de la opinión del especialista, el gobernador de Loreto, Elisbán Ochoa, afirmó este domingo que en su región ya se reporta un descenso de 70 % de casos, lo que ha permitido que los hospitales pueden "respirar con cierta tranquilidad".
Sin embargo, Ochoa señaló que la atención de las autoridades ahora "se está centrando en el interior de la región", que tiene "como 2.500 comunidades" nativas en un territorio que ocupa casi la tercera parte del país, lo que "dificulta muchísimo el trabajo en una región empobrecida".
Ubicada en el extremo nororiente de Perú y con más de 883.000 pobladores, Loreto tiene una extensión de 368.852 kilómetros cuadrados, una superficie más grande que la de países europeos como Alemania, Italia y el Reino Unido, pero con solo 2,4 habitantes por kilómetro cuadrado, según datos oficiales.
David Blanco Bonilla

MAS NOTICIAS