Miles marchan en NY tras fin del toque de queda

NUEVA YORK (AP) — Miles de personas marcharon nuevamente el domingo por las calles de Nueva York para protestar en contra del racismo y la brutalidad policial, pero luego de un tranquilo fin de semana la ciudad parece dispuesta a comenzar su camino de regreso a la normalidad después de tres meses de cuarentenas y casi dos semanas de descontento civil.

El alcalde Bill de Blasio levantó el toque de queda de las 8 de la noche antes de lo previsto después de varios días sin los enfrentamientos ni saqueos que asediaron a la ciudad en días pasados.

Algunas de las marchas del domingo tuvieron un ambiente de celebración y era evidente la distensión entre los manifestantes y la policía.

A medida que cientos de manifestantes gritaron consignas frente a policías desplegados al exterior del Barclays Center de Brooklyn al caer la noche, los agentes se quedaron mirando y con actitud relajada, sin sus cascos antimotines que eran obligatorios a inicios de la semana.

A unas cuadras de distancia, algunos policías incluso fumaban cigarrillos. Otros posaban para fotografías con motociclistas. En un punto, los policías retiraron las barricadas para que los manifestantes pudieran acercarse al Trump International Hotel en el centro de Manhattan.

“Quiero agradecer a todos los que expresaron su opinión de forma pacífica”, dijo de Blasio la mañana del domingo. “Tomé la decisión de poner fin al toque de queda. Y sinceramente, espero que sea la última vez que necesitemos un toque de queda en la ciudad de Nueva York”.

El toque de queda, el primero en Nueva York en varias décadas, estaba programado a mantenerse en vigor hasta la mañana del lunes, y las autoridades planeaban levantarlo al mismo tiempo en que la ciudad ingresaba a la primera fase de reapertura después de casi tres meses de cierre por el coronavirus.

La decisión de poner fin al toque de queda de forma prematura se tomó después de que la policía de Nueva York se abstuvo de ejercer la medida el sábado, cuando miles de personas salieron a las calles en otra jornada de marchas y protestas a raíz del fallecimiento de George Floyd el pasado 25 de mayo en Minneapolis.

Catherine Corien, una asistente dental de 60 años dental residente de Brooklyn, se abstuvo de acudir a las protestas durante toda la semana por temor a contagiarse del virus, pero se mantuvo en la parte posterior de la marcha del domingo con mascarilla y guardando su distancia de otras personas.

“Me preocupa mucho, pero al mismo tiempo, muchas personas, si son como yo y hubieran decidido quedarse en casa, no habría pasado nada”, declaró.

Brandon Watts, un pastor de raza negra de la Iglesia Epifanía de Brooklyn, ordenó el uso de mascarillas obligatorias durante la marcha “Oración y Protesta” que organizó el domingo junto a otras iglesias. A los asistentes se les ofrecieron pruebas de diagnóstico gratuitas en una de las iglesias participantes.

“El COVID-19 afectó a los barrios de bajos ingresos más que a cualquier otra parte”, dijo Watts. “Y por lo mismo debemos ser muy cuidadosos. Somos los únicos con una pandemia dentro de una pandemia”.

MAS NOTICIAS