Malta autoriza el desembarco de 400 migrantes bloqueados en el mar

La isla de Malta permitió finalmente el desembarco de más de 400 migrantes, algunos de los cuales han estado varados en el mar durante varias semanas, informó el gobierno.

Estas 425 personas, llegadas de Libia y rescatadas en el Mediterráneo durante varias operaciones de rescate desde abril, desembarcaron en la noche del sábado en La Valeta, según un comunicado oficial.

Las autoridades de Malta, que exigen que otros países europeos se hagan cargo de ellos, prohibían su desembarco y los mantenían en el límite de las aguas territoriales a bordo de barcos de turismo especialmente movilizados, poniendo de relieve los riesgos de contaminación de la covid-19.

Esta situación fue duramente criticada por las oenegés, organizaciones de derechos humanos y de defensa de los migrantes.

"Ningún país europeo, a pesar de sus grandes discursos sobre la solidaridad de Europa, ha aceptado tomar a esos migrantes", fustigó el gobierno.

Según la agencia de prensa italiana AGI, se tomó la decisión de desembarcarlos "porque las tripulaciones de los buques turísticos temían por su seguridad", con una situación que se ha vuelto "muy difícil de gestionar".

Desde 2005, la isla de Malta se enfrenta a una ola de llegadas de migrantes procedentes sobre todo de Libia. Sólo el 8% de ellos se han trasladado a otros países de la Unión Europea, y los migrantes irregulares representan actualmente el 1% de la población total de la isla, según según el gobierno.

Las autoridades de Malta han advertido que el país, el Estado más pequeño de la UE, "no se convertirá en el centro de la crisis migratoria europea".

str-ams/hba/mis/zm