Distanciamiento social mejora experiencia de compra en EE.UU.

(Bloomberg) -- Antes de covid-19, los visitantes de Jared The Galleria of Jewelry buscaban cajas de vidrio para anillos de compromiso, aretes de diamantes y pagaban por datáfono. Pero ahora esta rutina, que culmina con la impresión de un recibo, se ha invertido.

Y es probable que siga así.

Con dos tercios de sus 3.000 ubicaciones cerradas, Signet Jewelers, propietaria de la marca Jared y otras cadenas, ha vendido miles de piezas al día a través de una nueva función: las videollamadas. Después de navegar en línea con un representante de ventas y pagar, el comprador conduce a una tienda cercana. Un empleado con guantes y tapabocas hace la entrega, y tal vez algo extra ... hace unas semanas, incluyeron una docena de rosas y el comprador propuso en el estacionamiento.

A medida que miles de tiendas y restaurantes en todo el país reabren con menos restricciones de cuarentena, los estadounidenses están descubriendo una renovada experiencia de compra. Junto con las barreras de plexiglás y señales de distanciamiento social, llega la rápida adopción del pago sin contacto. Esto es más seguro para los empleados y clientes, al tiempo que obliga la evolución de una industria minorista de EE.UU. que lamentablemente ha estado rezagada en términos de tecnología.

“Lo vemos como una oportunidad para ampliar la experiencia del cliente”, dijo Bill Luth, vicepresidente ejecutivo de Signet.

La experiencia de pago tradicional ya estaba desapareciendo antes de que el coronavirus llegara a EE.UU., y el brote solo aceleró este proceso. Las aplicaciones móviles se utilizan cada vez más en las tiendas para hacer pedidos, recibir respuestas a través del chat y pagar. Para evitar cualquier contacto, más clientes están optando por la entrega o la recogida en la acera.

“La aplicación móvil se convertirá en la forma de pago dominante”.

Starbucks, que fue pionero en los pedidos por dispositivos móviles hace años, ahora está entregando para recogida en la acera en algunas tiendas. Hace años que la cadena incentiva a los consumidores de todo el mundo a utilizar los pagos móviles con aplicaciones, y el coronavirus ha acelerado este cambio.

“Estimamos que la aplicación móvil se convertirá en la forma de pago dominante”, dijo Kevin Johnson, director ejecutivo, en una carta del 4 de mayo a clientes.

Pero hay inconvenientes. Con más transacciones móviles, los minoristas recopilarán aun más datos, y eso podría infringir la privacidad del consumidor, un problema que se ha olvidado en gran medida durante la pandemia. Las cadenas que sean muy agresivas corren el riesgo de alienar a los clientes y enfrentar la ira de legisladores y reguladores que ya desean imponer políticas de privacidad más estrictas.

Nota Original:Social Distancing Is Improving Your Shopping Experience

©2020 Bloomberg L.P.

MAS NOTICIAS