Argentina busca mejorar su oferta de canje y extiende plazo de negociación

Argentina, en default desde hace diez días, se propone mejorar su oferta de canje de unos 66.000 millones de dólares de su deuda y anunció este lunes que extiende al 12 de junio el plazo de las negociaciones para alcanzar un acuerdo con sus acreedores.

La prórroga del plazo que vencía el martes busca "introducir ajustes adicionales con el objetivo de maximizar el apoyo de los inversores, sin dejar de preservar al mismo tiempo sus objetivos (ndlr: de Argentina) de sostenibilidad de la deuda", según un comunicado del Ministerio de Economía publicado este lunes.

Argentina hizo la semana pasada una revisión de su propuesta oficial del 16 de abril, que los acreedores ya habían rechazado.

Esa revisión considera una reducción en el periodo de gracia propuesto originalmente, que pasa de tres a dos años, y una mejora en el rendimiento de las colocaciones para los acreedores.

"Argentina y sus asesores pretenden aprovechar esta extensión para continuar con las discusiones y permitir a los inversores continuar contribuyendo con una reestructuración de deuda exitosa", agregó el comunicado oficial.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, explicó que este lunes concluyó una ronda de negociaciones bajo acuerdo de confidencialidad.

"Las partes se siguen acercando, aunque sigue faltando una distancia importante por recorrer", reconoció Guzmán.

- Sostenibilidad de la deuda -

Este lunes, un informe técnico del FMI estimó que la propuesta revisada de Argentina "sería consistente con el restablecimiento de la sostenibilidad de la deuda", el objetivo al que según el organismo internacional debe apuntar el país.

"Existe solo un margen limitado para incrementar pagos a los acreedores privados y al mismo tiempo cumplir con los umbrales de deuda y servicio de la deuda estimados por el personal técnico del FMI", advirtió el informe.

Sin embargo, un grupo de acreedores reaccionó diciendo que han sido muy flexibles en su negociación.

"El FMI parece estar tratando de facilitar un acuerdo. Las partes no están tan lejos (...). El FMI reconoce que hay espacio para que Argentina mejore su oferta", señaló el Grupo de Titulares de Bonos de Canje de Argentina, que agrupa a quienes participaron en la anterior reestructuración de deuda en 2005 y 2010.

"Los tenedores de bonos han mostrado mucha flexibilidad al hacer una oferta sostenible a Argentina. Depende de Argentina mostrar un serio deseo de cerrar la brecha restante, y será desafortunado si endurece su posición en respuesta a la declaración del FMI", añadió en un comunicado.

Los técnicos del FMI emitieron su opinión luego de que el gobierno de Alberto Fernández les solicitó evaluar la viabilidad de una propuesta revisada para reestructurar su deuda emitida bajo legislación extranjera, que supondría un esfuerzo mayor de pago.

La revisión de la propuesta no constituye aún una enmienda o cambio a la oferta formal que Argentina presentó el pasado 16 de abril con quitas de hasta 62% (37.900 millones de dólares) sobre intereses y 5,4% (3.600 millones de dólares) sobre capital, explicó a la AFP una fuente oficial que pidió el anonimato.

Para que sea formal, la propuesta debe presentarse ante la SEC, la comisión que vigila el cumplimiento de las normas del mercado de valores en Estados Unidos.

- "Margen escaso" -

Adrián Yarde Buller, economista jefe del grupo SBS, dijo a la AFP que "las nuevas condiciones planteadas dan respuesta a buena parte de los reclamos de los acreedores, pero todavía están bastante lejos de lo que se necesita para un acuerdo".

Esa proposición puede ser mejorada en el nuevo período de negociaciones, pero Guzmán -como el FMI- insistió en que hay poco espacio.

"El margen que queda para enmendar la oferta es escaso, el mismo FMI dijo que está 'marginalmente debajo' del límite que permitiría restaurar la sostenibilidad de la deuda, que es el mandato que también nos dio el Congreso", destacó el ministro.

En recesión desde 2018, Argentina sufre ahora el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus, que en marzo llevó a una contracción de la actividad económica de 11,5% sobre igual mes de 2019.

La deuda pública argentina totaliza unos 324.000 millones de dolares, equivalentes a casi 90% de su Producto Interno Bruto.

Argentina cayó en default el pasado 22 de abril, cuando incurrió en el impago de unos 500 millones de dólares en intereses de tres de los bonos sujetos al canje.

nn/mr/lda

MAS NOTICIAS