¿Podría la OPEP+ ser víctima de su propio éxito?: Julian Lee

infobae-image

(Bloomberg) -- Ahora que los precios del petróleo repuntan, los recortes de producción de la OPEP+ sin duda están haciendo su trabajo.

Pero deben ser revisados, tal vez incluso esta semana, y el difícil de manejar grupo de naciones productoras de petróleo necesita asegurarse de que las brechas entre sus líderes de facto, Arabia Saudita y Rusia, no resurjan. Todos sabemos lo que sucedió la última vez que no pudieron ponerse de acuerdo sobre el camino a seguir.

Por ahora, los resultados de la colaboración son casi demasiado buenos para ser verdad. En el primer mes de ejecución, el nivel de cumplimiento alcanzado por la mayoría de los 20 países que firmaron el acuerdo ha sido asombrosamente bueno. Eso puede ser una señal de su desesperación a medida que los precios del crudo se hunden bajo cero, o un reflejo de la lucha por vender cargas en un mundo donde la demanda se ha desplomado.

Quizás, como era de esperar, los países fuera del acuerdo también han desempeñado su papel, ya que las fuerzas económicas llevaron a las compañías petroleras a reducir la producción. No obstante, el alcance de los movimientos es sorprendente. Los datos semanales muestran que la producción en EE.UU. bajó 1,6 millones de barriles por día, o 12%, en dos meses. La caída real puede ser aún mayor, ya que la Administración de Información Energética solo puede hacer que sus estimaciones de oferta y demanda se equilibren con un “factor de ajuste” de -999.000 barriles por día. Ese es el mayor número de ajuste de potencial negativo de la historia y al menos parte de él es casi seguro una sobreestimación de la producción. En Canadá, la producción en Alberta se ha reducido en una cuarta parte, o 1 millón de barriles por día.

Las cosas definitivamente se están moviendo en la dirección correcta, pero la pregunta es cómo deberían responder los productores. La opinión de la oficina de Moscú del ministro de Energía ruso, Alexander Novak, es que todos los recortes de producción, combinados con la recuperación de la demanda china de petróleo, devolverán la oferta y la demanda global de nuevo al equilibrio en junio o julio.

Puede estar pasando por alto los detalles demasiado rápido. Es realmente demasiado pronto para que los productores se relajen. La recuperación de la demanda aún no se ha consolidado en EE.UU. o Europa, o en gran parte de Asia más allá de China. El consumo de combustible en India está aproximadamente 40% por debajo de los niveles del año pasado, mientras que en EE.UU. una segunda caída sorpresiva en los datos de demanda la semana pasada significa que sigue siendo un 25% más baja que en el mismo punto del año pasado.

Los productores deben tener esto en cuenta mientras se preparan para reunirse nuevamente con el fin de evaluar la efectividad del acuerdo de producción y confirmar sus próximos pasos. Sus reuniones virtuales estaban programadas originalmente para el 9 y 10 de junio, pero pueden adelantarse y comprimirse en un solo día: el 4 de junio.

Tendrán mucho que celebrar, incluida la recuperación de los precios del petróleo.

Sin embargo, deben tener cuidado. La tentación de comenzar a aumentar la producción es demasiado seductora, pero la recuperación de los precios del petróleo no debe tomarse como una licencia para abrir los grifos, especialmente porque está siendo ayudada por los esfuerzos extracurriculares de algunos miembros del grupo. Arabia Saudita y sus vecinos decidieron a principios de este mes realizar recortes de producción adicionales en junio, más allá de los ya acordados. Eso podría eliminar otros 1,2 millones de barriles por día del mercado y enviar la producción de petróleo de Arabia Saudita a 7,5 millones de barriles por día el próximo mes, un nivel no visto en 20 años, excepto inmediatamente después de la ataques a las plantas procesadoras saudíes el año pasado.

Aun así, algunos miembros del grupo de la OPEP+, principalmente Rusia, están ansiosos por cumplir con el acuerdo al que llegaron en abril y comenzar a reabrir los grifos a principios de julio. Un desafío para la OPEP+ es que tiene todo el derecho de hacerlo. Su difícil acuerdo tiene cláusulas de suspensión que permiten a los participantes comenzar a aliviar su moderación en julio. Si lo hacen, eso podría desencadenar un rápido retorno de entre 2 millones y casi 4 millones de barriles diarios de oferta de petróleo.

Afortunadamente, otros participantes parecen más cautelosos, y Arabia Saudita, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos pueden estar entre ellos. Una idea que se ha planteado es revisar el acuerdo de abril y extender los objetivos de producción de mayo a junio hasta el final del año. Es una sugerencia que no ha encontrado adeptos en Moscú. Otra es extenderlo por un período más corto de entre uno y tres meses y luego revisar el progreso nuevamente.

Arabia Saudita y Rusia, los mayores productores del grupo por un amplio margen, parecen estar tratando de evitar otro conflicto. Para esta próxima ronda, los dos países acordaron coordinarse estrechamente durante una llamada telefónica entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed Bin Salman, la semana pasada. Han mantenido conversaciones similares antes de reuniones anteriores de la OPEP+.

No obstante, no fue hace tanto tiempo que la negativa de Moscú a aceptar recortes de producción más profundos impulsados por Riad llevó al colapso de las conversaciones y desencadenó la batalla por la participación de mercado que vio al reino aumentar la producción por encima de los 12 millones de barriles por día; y todos sabemos cómo terminó eso, con el almacenamiento lleno a capacidad y los precios más bajos del petróleo en 20 años. Después del arduamente ganado acuerdo de abril, depende de la OPEP+ asegurarse de que no sea un éxito de corta duración, ahora que la amenaza inminente del colapso de los precios del petróleo ha disminuido.

Nota Original:Could OPEC+ Become a Victim of Its Own Success?: Julian Lee (1)

©2020 Bloomberg L.P.

MAS NOTICIAS