RESUMEN-Gasto del consumidor en EEUU se hunde en abril, ahorros alcanzan máximo récord

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 29 mayo (Reuters) - Los consumidores estadounidenses redujeron su gasto al mayor ritmo en los registros por segundo mes seguido en abril, al tiempo que aumentaron los ahorros a un récord, y la creciente mesura reforzó las expectativas de que la economía podría tardar años en recuperarse de la pandemia de COVID-19.

El informe del Departamento de Comercio del viernes, junto a noticias de que las exportaciones mensuales colapsaron, llevó a los economista a anticipar la mayor contracción en el Producto Interno Bruto en el segundo trimestre desde la Gran Depresión de la década de 1930. Datos también han sido sombríos en el mercado laboral, producción manufacturera y construcción de casas.

El Departamento de Comercio dijo que el gasto del consumidor, responsable por más de dos tercios de la actividad económica del país, se hundió un 13,6% el mes pasado, la mayor caída en la medición desde que el gobierno inició el seguimiento de la serie en 1959, y se produce tras la caída de 6,9% de marzo.

Economistas consultados por Reuters calculaban una baja de 12,6% en abril. El gasto se vio deprimido por un declive en los gastos en cuidado de la salud, ya que dentistas cerraron sus consultas y los hospitales pospusieron cirugías electivas y atenciones que no son de emergencia para enfocarse en pacientes que sufren COVID-19.

La enfermedad ha matado a más de 100.000 personas en Estados Unidos, el mayor número de decesos en el mundo.

El gasto descendió en restaurantes, que se han desplazado a la entrega a domicilio y servicios de retiro, y en los hoteles y moteles. El gasto en alimentos y bebida también cayó en abril.

Pero la crisis aumentó los ingresos de los consumidores en abril, ya que el histórico paquete del gobierno por unos 3 billones de dólares entregó cheques de 1.200 dólares por única vez a millones de personas y aumentó los beneficios de desempleo para las alrededor de 31 millones de personas sin trabajo para amortiguar las dificultades económicas.

Los ingresos personales subieron un récord de 10,5% el mes pasado después de caer un 2,2% en marzo. Los ahorros se dispararon a una cifra histórica de 4 billones de dólares, con una tasa de ahorro que alcanzó un récord del 33%. Pero los cierres de empresas pesaron sobre los salarios, que bajaron un 8% en abril después de caer un 3,5% en marzo.

En otro informe, el Departamento de Comercio dijo que las exportaciones de bienes colapsaron un 25,2% a 95.400 millones de dólares en abril, un mínimo de 10 años. El declive general de las exportaciones fue liderada por un derrumbe del 65,9% en los envíos de vehículos automotores y piezas.

Eso superó una caída del 14,3% en las importaciones. Como resultado, el déficit comercial de bienes se amplió un 7,2% a 69.700 millones de dólares el mes pasado.

El mayor déficit comercial es probablemente un lastre para el Producto Interno Bruto del segundo trimestre, que los economistas esperan que se contraiga a una tasa de hasta un 40%, un ritmo no visto desde la década de 1930.

Las presiones inflacionarias fueron débiles. El índice de precios de gastos de consumo personal (PCE), excluyendo componentes volátiles de alimentos y energía, cayó un 0,4%. Fue la mayor baja desde septiembre de 2001. En 12 meses a abril, el PCE subyacente -la medida de inflación favorita de la Reserva Federal- subió un 1%, la menor alza desde diciembre de 2010.

(Reporte de Lucia Mutikani, Editado en Español por Manuel Farías)

MAS NOTICIAS